Cultura

Mel Gibson, o sobrepasar el límite de lo políticamente incorrecto

El actor, que cumple hoy 66 años, ha protagonizado tanto películas como “Braveheart” como polémicas por hacer comentarios antisemitas y homófobos

Mel Gibson
Mel Gibson

La cancelación de lo políticamente incorrecto va estrechamente ligada con la evolución de las redes sociale. Si a principios de este siglo hubiera existido Twitter de manera tan difundida como hoy, si hace un par de décadas la crispación internauta también hubiera sido pan de cada día, otro gallo habría cantado para Mel Gibson. El actor, director y productor cumple hoy 66 años, y continúa siendo la cara protagonista de “Braveheart” (1995), “La pasión de Cristo” (2004), “Arma letal” (1989), “Mad Max” (1979) o “Hasta el último hombre” (2016). Pero no solo es reconocido por su profesión, sino que el intérprete también arrastra varias polémicas que, aunque en su momento no fueran tan sonadas como habrían sido hoy, sí se le tienen en cuenta.

“Soy políticamente incorrecto, eso es cierto”, dijo Mel Gibson en diciembre de 2020, durante una entrevista en Fox News. “La corrección política para mí es simplemente terrorismo intelectual. Me parece realmente aterrador, y no me dejaré intimidar para cambiar de opinión. No todos te amarán todo el tiempo”. Pero para entender estas palabras de manera completa hay que rebobinar varios años hacia atrás. Por ejemplo, en 2006, el actor decidió culpar públicamente a los judíos “de todas las guerras del mundo” tras ser detenido por la policía por conducir bajo influencia del alcohol.

Pero no fueron los únicos comentarios antisemitas que envolvieron la imagen de Gibson, sino que volvió a ocurrir en 2010, cuando un audio suyo dio la vuelta al mundo. Se lo envió a Oksana Grigorieva, su ex pareja, a quien, según ella explicó, había roto los dientes durante una pelea en la que ella sostenía a su hija recién nacida. “¡Te lo merecías! Si te violase una manada de negros, te lo merecerías. Voy a ir allí, y voy a prender fuego a la casa, pero primero me la vas a chupar”, dijo el actor, que posteriormente se defendió diciendo que esas palabras estaban sacadas de contexto.

Y, a estas amenazas antisemitas y machistas, se les sumaron unas insultando al colectivo LGTBI: fue en 1991 cuando, durante una entrevista con “El País” para promocionar “Hamlet”, dio las siguientes declaraciones: “¿Quién va a pensar que soy gay con esta vestimenta? ¿Acaso hablo como un homosexual? ¿Me muevo como ellos? Esto es solo para hacer caca”, dijo señalándose el trasero.

Asimismo, varias de las polémicas que ha tenido Gibson han tenido también algo que ver con la también actriz Winona Ryder, quien le ha denunciado en más de una ocasión. Asegura haber sido testigo de comentarios antisemitas y homófobos del de “Mad Max”: “Estábamos en una fiesta llena de gente con uno de mis buenos amigos. Mel Gibson estaba fumando un cigarro, todos estábamos hablando y le dijo a mi amigo, que es gay, ‘oh, espera, ¿voy a contraer el sida?’”. “Y luego surgió algo sobre los judíos”, explicó Ryder, “él dijo ‘tú no eres un Oven Dodger, ¿verdad?’”, expresión que se utilizaba para calificar de forma despectiva a los judíos, así como para negar la existencia de los hornos del Holocausto.

¿Qué hubiera sido de Gibson si hubiera dicho estos disparates durante la “época Twitter”? Si bien su carrera ya es un fracaso como consecuencia de estas actitudes, el intérprete continúa en el negocio del cine. “Si Tom Hanks dijera una de esas cosas, sería asombroso. Pero con Mel Gibson estamos acostumbrados. Si eres Mel Gibson, eres un chico malo”, opinó ante “Variety” al respecto el gestor hollywoodiense Howard Bragman.