«El ciudadano ilustre»: el día que el Nobel regresó a su pueblo

La Seminci proyecta esta cinta argentina, una excelente película que protagoniza Óscar Martínez

Fotograma de «El ciudadano ilustre»

La Seminci proyecta esta cinta argentina, una excelente película que protagoniza Óscar Martínez

La Seminci ha arrancado con 18 películas a concurso y las habituales secciones Punto de encuentro, Tiempo de Historia, DOC España, retrospectivas dedicadas este año al cine chileno en democracia y a Richard Linklaker, así como recuerdo a un cineasta fallecido recientemente y habitual de este festival, el iraní Abbas Kiarostami, y la curiosidad del ciclo dedicado al cine basado en los genios Cervantes y Shakespeare. También, se concederán espigas de honor a José María Prado, Geraldine Chaplin, Bobby Bedi, Kabir Bedi y Francisco Regueiro.

La cinta elegida para la gala inaugural fue “Las furias”, escrita y dirigida por el director teatral Miguel del Arco, de quien ésta es su ópera prima. Un filme que reúne un gran reparto que incluye a José Sacristán, Mercedes Sampietro (alter ego de la relizadora Pilar Miró en algunas de sus películas), Bárbara Lennie, Emma Suárez, Carmen Machi, Alberto San Juan, etc. Una buena película para su debut cinematográfico, más coral que claustrofóbica, que parte de una historia familiar con cierto aire de tragedia (es una tragicomedia) por las relaciones entre una mujer y sus hijos, a raíz el peregrino motivo de la venta de la casa de veraneo de la progenitora. Hoy han sido tres las películas a concurso. Comenzamos con “Eshtebak”, de Mohamed Diab, una coproducción entre Egipto, Francia y los Emiratos Árabes Unidos. La acción transcurre en la ciudad de El Cairo durante el verano de 2013, dos años después de la revolución egipcia. El ejército ha destituido al presidente islamista Morsi. Un rótulo nos anuncia que lo que vamos a ver ocurre un día cualquiera: disturbios callejeros. En uno de éstos vemos a los detenidos en un furgón policial por el hecho de pasar por allí, entre ellos varias

mujeres, algún adolescente, a quienes poco a poco nos va presentando el autor. Dentro de ese único escenario se encuentran extremistas como los Hermanos Musulmanes, periodistas norteamericanos, una unidad familiar y gente corriente enemiga de los fanatismos. Un película bastante interesante y recomendable aunque con un extraño desenlace.

No ocurre lo mismo con “Las inocentes”, dirigida por Anne Fontaine, una coproducción entre Francia y Polonia. Nos anuncian que está inspirada en hechos reales, pero eso ya hemos repetido en otras ocasiones que es sólo un dato, no una virtud. Transcurre a finales de la Segunda Guerra Mundial, en 1945, donde, por un lado tenemos a una joven doctora del grupo Cruz Roja, que atienden a los soldados franceses que regresan del frente. Y por otro, un convento de monjas a las cuales soldados alemanes y, más tarde, rusos, han violado. Toda la temática reside en cómo tapar el escándalo y asistir a seis religiosas embarazadas. El filme cuenta con tres o cuatro momentos bien resueltos, pero su problema es su excesiva duración: casi dos horas, donde los sucesos que van ocurriendo interesan poco.

Sin duda, la mejor de la terna ha sido una producción argentina que cuenta con participación española, “El ciudadano ilustre”, de Gastón Duprat y Mariano Cohn, cuyo protagonista, el experimentado Óscar Martínez, obtuvo la Copa Volpi por su interpretación, en el pasado Festival de Venecia. Una gran comedia, con el acierto de describir personajes magníficos y acciones sorpresivas, además con toques de drama y/o tragedia que aumentan el valor de la comedia. El protagonista, un escritor reconocido con el Nobel de Literatura, regresa a su pueblo natal del que escapó a los veinte años. Todas sus novelas hacen referencia a dicha localidad, y como afirma “el escapó, pero sus personajes, no”. Esa combinación de ficción y realidad alcanza el climax con cuanto sucede en la trama. Una excelente película, con grandes momentos ante la que sólo cabe lamentar una secuencia final que rechina ligeramente.