Cultura

«Superlópez»: Poderes «made in Spain»

Javier Ruiz Caldera. Borja Cobeaga y Diego San José (Cómic: Jan). Dani Rovira, Julián López, Alexandra Jiménez. España, 2018. 108 minutos. Comedia.

Publicidad

Tras un parto milagrosamente indoloro y una larga introducción que descaradamente recuerda la historia de «Superman» pero con bigote, la adaptación cinematográfica de estas conocidas historietas infantiles nos zambulle de pleno en la vida cotidiana de su ínclito protagonista, que, aunque no lo sabe a pesar de tener unos poderes bárbaros, procede del planeta Chitón y es la última esperanza de su pueblo. Sin embargo, el día a día de este chico tímido no ha sido fácil aun cuando sus padres adoptivos (Pedro Casablanc y Gracia Olayo, que están sembrados) intentan siempre darle los mejores consejos y que se olvide de esas extrañas habilidades; así, que «en este país para ser feliz hay que ser mediocre», por ejemplo. Tras desobedecerlos e impedir que un metro descarrile (más la aparición en escena de un antiguo amor, que de comedia romántica también tiene algo la película), deberá verse las caras con la malvada Ágata y calzarse el tosco y casero disfraz de héroe español para evitar mayores estropicios. Extrañamente atemporal (aunque sale un tío disfrazado de Bob Esponja y se nombra a Youtube), la cinta tiene momentos divertidos, aunque el propio Ruiz Caldera ya dirigió la que es la mejor versión hasta hoy de un tebeo por encima también de «Mortadelo y Filemón»: «Anacleto, agente secreto», tan atestada de acción y comedia «made in Vázquez» a lo bruto como de una sutil e innegable nostalgia. «Superlópez» va de otro palo más castizo, paródico y surrealista. Que esto no es América.