«Thor»: El dios del trueno tiene sentido del humor

La tercera entrega de la saga de Thor, dirigida por Taika Waititi, rezuma ironía y tiene como protagonista al super héroe que, en una zona remota del Universo y sin su poderoso martillo, debe regresar a su Asgard natal y evitar la destrucción del planeta. Se las tendrá que ver con Hulk, ahora antagonista.

Thor y Hulk medirán sus fuerzas en un tremendo combate
Thor y Hulk medirán sus fuerzas en un tremendo combate

La tercera entrega de la saga de Thor, dirigida por Taika Waititi, rezuma ironía y tiene como protagonista al super héroe que, en una zona remota del Universo y sin su poderoso martillo, debe regresar a su Asgard natal y evitar la destrucción del planeta. Se las tendrá que ver con Hulk, ahora antagonista.

Antes de su estreno «Thor: Ragnarok» ha dominado las redes sociales y creado alrededor de 1.6 millones de conversaciones basadas únicamente en clips de la película y posibles detalles sobre la trama del filme que ha dirigido por el neozelandés Taika Waititi. Kevin Feige, presidente de Marvel, prometió llevar la tercera entrega de Thor a otro nivel, y así ha sido. Para el director estar al frente de esta tercera entrega ha supuesto una oportunidad de oro, ya que es conocido principalmente por el sello independiente de sus proyectos. Físicamente es la antítesis de Thor, de corta estatura, moreno (es de origen maorí y judío) y con aspecto de «hipster» recién salido de Brooklyn.

Waititi es uno de los nuevos directores por los que Hollywood ha apostado en los últimos años, como también lo son Colin Trevorrow, que ha dirigido «Jurassic World», James Gunn, con «Guardianes de la galaxia» y Gareth Edwards, al frente de «Godzilla», todos proyectos de abultado presupuesto. «Cada mañana cuando me levantaba a rodar aún me preguntaba cómo demonios había acabado dirigiendo ‘‘Thor: Ragnarok’’ porque me parece inexplicable», comenta riéndose. Todo apunta a que la estrategia seguida por la factoría hollywoodiense es apostar por realizadores independientes para ofrecer una nueva visión y una perspectiva más fresca de la vorágine de filmes sobre héroes con poderes. «Me parecía necesario que el humor y la risa estuvieran muy presentes. Y creo que lo hemos logrado. Es un extra que ha hecho que el filme sea diferente», asegura.

Y es que en muchos aspectos responde a los parámetros que tiene en cuenta la industria: posee estilo, procede del cine independiente (casos de «Boy» (2010) y «Hunt for the Wilder People») (2016), resulta divertido y tiene confianza en sí mismo. Sin embargo, en otros aspectos parecería una opción poco convencional, como es el caso de su origen maorí y su pertenencia a la tribu Te Whanau-a-Apanui, lo que hace que se haya convertido en el primero de esta etnia que dirige una película de súper héroes. Cuando los responsables de los estudios pidieron una reunión con Waititi en el verano de 2015 éste no daba crédito: «Al principio pensé que esta película no se ajustaba a mi estilo, aunque me llamó la atención que se hubieran fijado en mí». Sin embargo, una idea sobre el enfrentamiento entre dos superhéroes le rondaba la cabeza en la línea de la comedia de 1987, «Withnail and I», donde Hulk (Mark Ruffalo) sería el ciatdo Withnail y Thor (Chris Hemsworth) tiene la misión de mantenerlo controlado. Este concepto apasionó a Kevin Page y decidió que no habría otro director capaz de enfrentarse a la tercera entrega que él. Dirigir un filme como éste requiere ser capaz de manejar, además de un abultado presupuesto, un equipo de unas 1.000 personas, saber supervisar los complejos efectos especiales y no dejarse intimidar por los nombres de las estrellas que conforman el cartel. «Es muy sencillo para un director ‘‘indie’’ como yo quedarme estancado en mi trabajo porque lo conozco bien y me siento cómodo. Rodar una película de estas dimensiones te hace salir de tu zona de comodidad y de lo que ya conoces y en cierta medida dominas». Cuando era niño, sus héroes no tenían nada que ver con la Marvel. Eran Michael Jackson y Bob Marley,

Como el cine «indie»

En el universo Thor, Ragnarok dentro de la mitología nórdica, hace referencia a la batalla del fin del mundo. El neozelandés decidió dirigir el filme como si fuera uno de sus anteriores proyectos de bajo presupuesto y pensar que estaba rodando con sus actores amigos. Su planteamiento «descolocó» a los estudios, que, no obstante, confiaron en él y le dieron su beneplácito. Mark Ruffalo, el actor activista por excelencia da vida de nuevo al voluminoso Hulk, el compañero de Thor en esta batalla del fin de los tiempos. Siempre comprometido con causas sociales y políticas fue uno de los primeros actores en censurar a Harvey Weinstein a través de su cuenta de Twitter, tras él muchos se apuntaron, pero el protagonista del filmes como «Zodiac» (2007) o «Shutter Island» (2010) toma generalmente la iniciativa a la hora de defender las causas más nobles, algo que a muchos actores en Hollywood les da pavor por las consecuencias que pueden traer. «Todos tenemos en nuestro interior la posibilidad de ser súper héroes, demostrar nuestra valentía, quizá unos más que otros, pero no lo sabes hasta que lo pones en práctica», explica Ruffalo. «Hace un tiempo me apunté a clases de kárate y mi profesor era un samurái con una experiencia de más de veinte años, hablaba muy poco inglés y recuerdo que escribió en la espada que utilizaba lo siguiente: «La valentía todo lo conquista». A cada alumno le había rubricado una frase según sus necesidades. Forma ya parte de mi vida. Creo que es absolutamente necesario salir de tu zona de confort».

Éste asegura que es el mejor Hulk que ha interpretado en su carrera, «el más realista hasta la fecha, aunque continúa siendo muy difícil de interpretar. Tengo una extraña relación de amor-odio con el personaje, pero lo que importa es que funciona y resulta emocionante que lo veáis», afirma. Físicamente señala que el enorme hombre verde «en esta entrega anda más erguido y tiene que hacer cosas normales que haría cualquier humano, como dormir o bañarse». ¿Y cómo es el encuentro con Thor? «Absolutamente demoledor, porque ambos tendrán que enfrentarse y Hulk es todo un gladiador en la arena. Posee una fuerza que es imposible detener. Su amigo se ha transformado. Para mal», dice.

Ruffalo tiene más de tres millones y medio de seguidores en Twitter. Es, por ejemplo, el productor del documental «President Obama: The Clean Energy Revolution is Now», en el que se explican los peligros sobre el gas y el petróleo y las ventajas de apostar por energías alternativas. Según el actor los artistas desde hace siglos han sido siempre una fuerza para defender a los más débiles, es parte de su función. «Muchos de mis compañeros tienen miedo, no actúan con coraje y valentía. Hay gente que piensa que estoy loco por lo que hago, pero la mayoría me apoya. No encabezo una lista negra ni mis opiniones afectan a mi trabajo, sino todo lo contrario. Hay gente que no está de acuerdo conmigo, y lo respeto pero tengo que tengo el derecho a expresar lo que pienso siempre que no ofenda a nadie», declara.