El maestro Padilla, un ídolo como los Beatles

La mezzo María José Montiel ofrece en lunes en la Zarzuela un recital sobre este revolucionario compositor

La mezzosoprano Maria Jose Montiel / Manuel Olmedo
La mezzosoprano Maria Jose Montiel / Manuel Olmedo

La mezzo María José Montiel ofrece en lunes en la Zarzuela un recital sobre este revolucionario compositor.

Cuando María José Montiel habla de música se le iluminan los ojos, aunque la conversación sea telefónica. Eso se nota y se transmite. Defensora de nuestro patrimonio a ultranza “con mis cinco sentidos”, le gusta decir, lleva apoyando “lo nuestro desde que nací”. Y así es. Su carrera, sin prisa pero sin pausa, jalonada por importantes galardones y actuaciones en los mejores teatros del planeta, tiene este lunes una cita muy especial para la mezzosoprano, que desde el escenario del Teatro de la Zarzuela ofrecerá un recital dedicado al maestro José Padilla, uno de nuestros agrandes autores que la artista nos desvela como “un ídolo de masas”.

Suyas son canciones eternas como “La violetera”, “El relicario” o “Princesita”, tantas veces escuchadas en las voces de Raquel Meller, Sara Montiel o Maurice Chevalier, bandas sonoras de películas (nos recuerda el “robo” que hizo Chaplin al compositor para una de sus grandes obras, “Luces de la ciudad”, al utilizar “La violetera” en la banda sonora y no incluirle en los títulos de crédito. Éste llevó a los tribunales al actor y ganó el pleito) y de la vida de muchos. “El, además de ser autor de estos temas inmortales lo es también de fados, canciones francesas (como «Nuit de Venise») e italianas (“Mammina bella») y de tangos. Y es lo que voy a cantar. Tiene dos partes enteras y en una de ellas se desvelará la cara menos conocida de Padilla”, comenta Montiel.

“El maestro triunfó en Asia, en África y en Estados Unidos y se convirtió en todo un ídolo de masas, como en su momento fueron los Beatles”, asegura. Trabajó en Broadway, el Folies Bergère o el Moulin Rouge, compuso la banda sonora de más de 300 películas y su obra fue declarada por la Unesco de interés internacional. “Fue un revolucionario al que se le hizo justicia en vida pero que parece que hubiera caído en el olvido después de su muerte”, añade. Estamos, subraya, “ante música de primera calidad que está en la primera línea mundial, entre lo mejor que se puede escuchar”.