El presidente de Filipinas quiere cambiar el nombre del país por ser una herencia "brutal"de los españoles

Duterte asegura que los españoles “mataron a todo aquel que no quería ser cristiano”

Duterte en una imagen del año pasado
Duterte en una imagen del año pasado

El presidente del archipiélago asegura que los españoles “mataron a todo aquel que no quería ser cristiano”

En dos años y pico de mandato al frente de Filipinas, el mundo ha ido enterándose de la creciente capacidad para la excentricidad y el populismo del presidente Rodrigo Duterte. Admirador del dictador Ferdinand Marcos, al tiempo en que reprime a sangre y fuego el narcotráfico en su país con más de 7.000 muertos en las calles al año, pide a los fieles de su ejército que le disparen si acaba convertido en un tirano. Su última ocurrencia pasa por cambiar el nombre del archipiélago para borrar toda herencia colonial española.

"No tengo un nombre particular todavía, pero me gustaría cambiarlo porque se debe al rey Felipe de España", aseguró Duterte, en declaraciones recogidas por Efe, en un acto en la provincia de Basilan. Para el presidente todo lo que huela a español y cristiano es un menoscabo en la imagen del país: "Ha pasado ya mucho tiempo, pero en Mindanao o Luzón no queda islam, fuimos convertidos brutalmente. Los españoles mataron a todo aquel que no quería ser cristiano".

Su defensa del islam es inversamente proporcional a la persecución a la Iglesia católica que viene emprendiendo el mandatario. El año pasado Duterte llegó a animar a "matar"a los "bastardos"de los obispos filipinos. Y la semana pasada llegó a asegurar que el catolicismo se extinguiría en 25 años. Aunque el 80% de la población se declara católica y solo el 4% profesa el islam, Duterte acusa a la "brutalidad"colonial esa hegemonía.

Aunque pueda resultar raro, no es la primera vez que en Filipinas salta a la palestra este debate. Ya el dictador Marcos pretendió cambiar el nombre a Maharlika, el termina malayo que aludía a los habitantes de la isla de Luzón. La propia constitución filipina contempla la posibilidad de cambiar la denominación del país y ya Duterte ha lanzado en otras ocasiones el mismo nombre de Maharlika como sustituto.

El topónimo de Filipinas data de 1543, cuando la expedición de Ruy Lopez de Villalobos exploró la zona y la bautizó de este modo en honor al entonces príncipe y futuro rey Felipe II. Filipinas ya había sido descubierta por Magallanes en su famosa circunnavegación del mundo y cerca de sus tierras encontró la muerte. Antes de que acabara el siglo España habría conquistado y pacificado el archipiélago gracias a la inciativa de Miguel López de Legazpi. La presencia española en las islas se extendió hasta 1898, cuando la guerra con Estados Unidos, desmanteló la colonia.