Cultura

Pablo Alborán: “No soy perfecto ni lo quiero ser”

El malagueño presenta “Tabú”, su colaboración con Ava Max, un tema en inglés y castellano que apunta descaradamente a conquistar el mercado

El malagueño presenta “Tabú”, su colaboración con Ava Max, un tema en inglés y castellano que apunta descaradamente a conquistar el mercado

Publicidad

Pablo Alborán y Ava Max acaban de publicar un single, “Tabú”, que apunta a superventas, un tema que, quizá, abra el mercado anglosajón a Pablo Alborán (Málaga, 1989), una de nuestras estrellas del universo castellanoparlante. La expectación que ha generado la canción, que se estrenó en la Plaza de Callao, en Madrid ha llevado a la realidad toda la avalancha de comentarios en redes sociales y justifica el tratamiento de estrellas tanto de Alborán como de Amanda Ava Koci, que se define “cien por cien albanesa” aunque naciera en Wisconsin (Estados Unidos, 1994). Quizá la mejor prueba de su fama es que, en los diez minutos que tardamos en arrancar la entrevista, a ella la peinan varias veces en el espacio de diez minutos y le retocan el flequillo al milímetro. Pide ver cómo se ve su imagen en la cámara antes de proceder.

La colaboración surgió sin mucho romanticismo, por una propuesta de Warner, el sello de ambos. “Me enseñaron una canción que era tan pegadiza que no me la podía quitar de la cabeza. Luego, en persona, la primera vez que nos vimos fue estupendo”. La canción de la que habla era de Alborán. “La escribí en casa, tranquilamente, un día que me vino la melodía antes que la letra y, como me parecía fluida en cualquier idioma, pensé que se podía probar en inglés. La colaboración de Ava fue clave por sus raíces”, comenta el malagueño. Para la estadounidense (aunque albanesa de origen), la resultaba emocionante hacer una canción en español. “Es muy bueno hacerla porque está tan cerca de mis raíces...”.

Tabú, según Alborán, trata de alguien que está “tan loco de amor, que se inventa un nuevo tabú. Estamos tan enamorados que crearemos algo tan fuerte que estará prohibido”. El videoclip lo ha dirigido Santiago Salviche, también malagueño pero residente en Los Ángeles y otro de los nexos de unión entre ambos artistas, y lleva la historia a otro nivel: “Está basado en ''Bodas de sangre'' y me dijo que sería interesante jugar con las raíces clásicas y modernizar estilo. Es una historia de amor imposible, de alguien que se tiene que casar con una persona pero está enamorada de otra, que soy yo”, cuenta Alborán.

La química entre ambos fue buena. “Lo fue desde el primer momento en que ves que te devuelven una canción ya perfectamente grabada y hay una emoción e ilusión...”. “Pablo es uno de los chicos más genuinos, majos, agradables y dulces que nunca haya conocido. Tiene tanto talento... y me siento muy afortunada de estar a su lado”, añade Ava a su lado. Es casi perfecto, le corregimos. “No”, niega éste. “Lo es”, dice su pareja artística. “La perfección no existe. Para nada. Y además yo tengo muchos defectos, ni soy perfecto ni lo quiero ser”, zanja el malagueño.

Publicidad