Grande entre los grandes

El Consejo Empresarial para la Competitividad, en 2013: Florentino Pérez,Simón P. Barceló. Antoni Brufau, Leopoldo Rodés, Isidoro Álvarez, Rafael del Pino, Emilio Botín, Pablo Isla, César Alierta, Juan Roig, Isidro Fainé, José M. Martínez, Francisco González, José M. Entrecanales, Ignacio Galán, José Manuel Lara, Isak Andic y Fernando Casado

MADRID- El presidente del Grupo Planeta, José Manuel Lara Bosch, fue el principal representante del sector audiovisual español en el Consejo Empresarial de la Competitividad (CEC), el organismo formado por 18 de las principales mutlinacionales del país. El empresario ingresó en el organismo en el momento de su fundación, en 2011, y contribuyó con su larga experiencia en el sector editorial, tanto en España como fuera de nuestras fronteras, a la intensa actividad del grupo presidido por César Alierta, máximo ejecutivo de Telefónica.

Bajo la supervisión y el respaldo de Lara, que en múliples ocasiones mostró su preocupación por los efectos de la crisis económica en España, el grupo de 18 grandes empresarios elaboró y realizó numerosos estudios e informes con análisis y recomendaciones sobre el funcionamiento de la economía española. Identificaron, asimismo, oportunidades, fortalezas, debilidades y amenazas.

Sin ir más lejos, el pasado mes de noviembre, el CEC presentó un amplio estudio con reformas orientadas a la creación de empleo en el corto plazo. Internacionalización y liberalización, dos de los pilares del Grupo Planeta, fueron dos de los principales consejos del organismo contra la crisis.

Según las previsiones de los empresarios, España podría reducir su tasa de paro desde el 23,6% hasta el 14,2% en 2018, esto es, en cuatro años, fundamentalmente con cambios institucionales y con el aumento de tamaño de las empresas. El organismo aconsejó al Gobierno que eliminara «barreras legales (laborales, regulatorias y fiscales)» que impiden a las empresas aumentar su volumen de negocio, así como medidas para facilitar la «financiación» de las «fusiones».

La experiencia de Lara en el mercado internacional, cuantificable mediante el análisis de la fuerte presencia exterior del Grupo Planeta lograda bajo su mandato, fue relevante en una de las grandes apuestas del CEC, la internacionalización de las empresas. Según el organismo, el Gobierno y las propias corporaciones deben apostar por aumentar el número de compañías nacionales en el extranjero, con vocación exportadora y con una cartera de clientes diversificada.

En lo referente al sector público, el organismo también recomendó hace dos meses la privatización de activos públicos por valor de 35.000 millones de euros, una de las medidas para que nuestro país redujese su déficit presupuestario. El CEC abogó por «un ajuste fiscal creíble y sin riesgos en la ejecución», con ahorro de gastos de personal y fusión de ayuntamientos.

Lara también formó parte del consejo de la junta directiva del Instituto de la Empresa Familiar (IEF) desde 1991, un organismo que fue el «germen» del CEC y que el empresario presidió entre 2001 y 2003 después de haber sido vicepresidente (1997). El presidente del Grupo Planeta también fue miembro del consejo de administración de Banco Saba-dell, del consejo asesor de BBVA y del consejo de administración de la Fira de Barcelona.