Hollywood, o el amo del cine

Es tal la diferencia de presupuesto y recaudación entre el cine que se fabrica en los estudios de Los Angeles y el español que sólo cabe acogerse al talento para poder competir

Es tal la diferencia de presupuesto y recaudación entre el cine que se fabrica en los estudios de Los Angeles y el español que sólo cabe acogerse al talento para poder competir.

En España existen 329 empresas productoras de cine (según datos del Anuario de Actividades Culturales de 2018), de las que 282 produjeron sólo una película al año; 51, de dos a cuatro; y sólo cuatro realizaron cinco o más. Que el cine es una industria lo demuestra que detrás de una cámara se mueven equipos de especialistas que desarrollan un oficio con mucho amor y alto conocimiento del medio.

Para mover todo ese capital humano hace falta un productor y una empresa que invierta, aunque el dinero, siendo una parte fundamental, no es la clave para el éxito final, es decir, de público, que es lo que asegura la recaudación. La película española más cara sigue siendo «Ágora», de Alejandro Amenábar, con un presupuesto de 50 millones de dólares, aunque su recaudación internacional no sobrepasó los 40. Ni la historia de la matemática, filósofa y astrónoma Hipatia de Alejandría, ni la interpretación de una estrella como Rachel Weisz, consiguieron arrastrar a las grandes masas a las salas de proyección. Por contra, «Ocho apellidos vascos», de Emilio Martínez-Lázaro, contó con un presupuesto de 3,5 millones y reembolsó 78,7 millones.

Lo único cierto es que el público premia las pequeñas historias con humor, emotividad y sin grandes pretensiones. «Campeones», de Javier Fesser, ha recaudado cerca de los 20 millones, un fenómeno que ha abierto la puerta a un cine de espíritu solidario, más humano que político. Le sigue «Superlópez», con 10,6 millones y, a mucha distancia, «El reino», de Rodrigo Sorogoyen, con 1,4 millones. Estos datos demuestran que la calidad reconocida no siempre interesa al gran público. Pero esta es una contradicción clásica en el mundo del celuloide.

La crisis económica no afectó especialmente a la producción cinematográfica en España, de manera que la realización ha ido en aumento. Es evidente que las producciones norteamericanas acaparan la taquilla, las grandes productoras y distribuidores. La lista de las películas que han superado los mil millones de dólares de ingresos deja claro que para Hollywood sigue siendo un negocio redondo. Es el amo.