Ken Follett, lector infatigable y empedernido

Follet confiesa que no se atreve a hacer un perfil de su lector
Follet confiesa que no se atreve a hacer un perfil de su lector

El autor de «Los pilares de la tierra» será uno de los grandes protagonistas de Sant Jordi.

Para el británico Ken Follett el de hoy será su primer Sant Jordi. Ayer, el autor de la novela superventas «Los pilares de la tierra» aseguró a este diario que no podía disimular su expectación ante lo que será el encuentro con los lectores. «Hace años que me cuentan que existe este festival que me gustaría que se hiciera en muchos más sitios. Solamente sé que es algo muy divertido y sé que lo voy a disfrutar mucho porque es fabuloso que haya un día dedicado a los libros y a regalarlos», comentó el escritor.

Y esto lo dice alguien que, además de escritor, se confiesa lector infatigable, amante de la letra impresa. Antes de llegar a Barcelona, el autor admitió que acaba de concluir la lectura de un libro que le ha fascinado: «La amiga estupenda» de Elena Ferrante. «Es el que yo regalaría porque me parece muy literario», aseguró, aunque no se trata de la única recomendación literaria. Follett se confiesa lector de todo, desde los «thrillers» a la ciencia-ficción, pasando por los clásicos del siglo XIX como Balzac, Zola, Dickens y Austen. Tampoco olvida la literatura española porque «leí “Don Quijote de la Mancha”, aunque no recuerdo si lo acabé. Es la primera gran novela y es interesante porque tardaron unos cien años en hacer algo igual. Se tradujo muy rápidamente y puede que Shakespeare la leyera. Él vivía en Londres, una ciudad con calles llenas de librerías. Por eso me sorprendería que no hubiera leído una obra como “Don Quijote”». Al clásico de Cervantes se le suman, más recientes en el tiempo, las lecturas de «El lector de Julio Verne» de Almudena Grandes y «Como agua para chocolate» de Laura Esquivel. También le gusta citar el buen recuerdo que le dejó «La tía Julia y el escribidor», de Mario Vargas Llosa.

El novelista sabe que hoy es el día grande de su encuentro con los lectores, algo que va más allá de la petición de la firma porque «me interesa lo que me puedan decir. Generalmente suele ser muy amable estar con ellos, pero también te hablan de lo que les gusta y lo que les disgusta de tu libro. Por ejemplo, a veces me dicen que tuvieron que saltarse una escena porque era muy violenta o porque no les gustaba el sexo que había incluido en el relato. No puedo olvidar a mis lectores porque al fin y al cabo ellos son los que pagan mis facturas». A lo que no se atreve es a trazar un perfil del lector de Ken Follett, porque «recibo muchos correos de lectores de las edades más diversas y de muchos países. No podría definir a mi lector porque yo quiero ser atractivo para todos».

Follett llega a Sant Jordi con «El umbral de la eternidad», publicada por Plaza & Janés, la última entrega de su trilogía «The Century», un repaso a la historia del siglo XX, título que también será uno de los más demandados. El autor admite que con esta serie «he aprendido mucho. Me llamó la atención que durante el siglo XX se habían puesto en marcha muchas campañas, como la de las mujeres para lograr el voto, la de los africanos para conseguir la igualdad o la de mi generación para acabar con la guerra de Vietnam. Cuando los jóvenes me hablan de desencanto, yo les recuerdo que todas estas campañas triunfaron y que fue así como acabamos mejorando el mundo».

Recientemente Ken Follett pasó por Sevilla para documentarse sobre un nuevo proyecto literario y que le llevará hasta el siglo XVI, concretamente en Kingsbridge, la ficticia población que se convirtió en universal en las páginas de «Los pilares de la tierra». Pero antes de ponerse a escribir, hoy tiene como reto celebrar Sant Jordi con sus lectores.