La piratería se rinde ante las plataformas legales

La Encuesta de Hábitos y Prácticas Culturales en España (2018-2019) demuestra que las descargas gratuitas han disminuido, los jóvenes consumen más que los adultos y las mujeres leen más que los hombres

Las plataformas legales están ganando terreno a las webs piratas
Las plataformas legales están ganando terreno a las webs piratas

La Encuesta de Hábitos y Prácticas Culturales en España (2018-2019) demuestra que las descargas gratuitas han disminuido, los jóvenes consumen más cultura que los adultos y las mujeres leen más que los hombres

España cada vez es más culta y los datos lo demuestran. Aunque tal desarrollo avanza con pasos pequeños. El Ministerio de Cultura y Deporte ha dado hoy a conocer los resultados de la Encuesta de Hábitos y Prácticas Culturales en España -entre junio de 2018 y marzo de 2019-, estadística oficial de carácter cuatrienal del Plan Estadístico Nacional, apuntando que escuchar música, leer e ir al cine se encuentran entre las actividades culturales que más se realizan. Habiendo realizado un cuestionario a 16 mil personas de 15 años en adelante residentes en España, los datos destacan que el papel sobrevive, el interés por parte de los jóvenes hacia la cultura es alto y que las mujeres consumen más actividades que los hombres, con escasa diferencia.

“La base es la lectura”, ha explicado el Ministro de Cultura, José Guirao, al valorar dicha encuesta que, teniendo como principales objetivos valorar la asistencia cultural y analizar la forma de adquisición de productos, ha estudiado la interrelación en este consumo. Esto es, los datos presentan que entre aquellos que leyeron un libro en el último año, la tasa de asistencia a museos alcanza el 53’4%, y un 33’3% asiste al teatro cada año. Y, por otro lado, esta interrelación también se da de forma destacada en otro aspecto: aquellos que asistieron a museos, galerías o exposiciones en el último año tienen mayores tasas de lecturas, 85’9%, frente al conjunto de la población analizada (65’8%). En ellos además se duplica la tasa de asistencia al teatro y al cine.

Ante esto, se podría afirmar que la cultura misma se retroalimenta en cuanto a público. Una vez publicada la encuesta, Guirao ha afirmado que ésta “representa un avance social en todo el país”, debido a varios aspectos. Por una parte, las cifras demuestran que el papel aún no está en peligro de extinción. El 65’8% de la población encuestada ha leído al menos un libro al año, siendo interesante el hecho que, según los datos, la lectura no profesional destaca por encima de la realizada por deber profesional, con un 26% de diferencia. Teniendo esto en cuenta, cabe destacar que el papel sigue siendo favorito, con una tasa de lectores anuales del 61’9% frente al 20’2% que lo hace a través de lo digital. Sin embargo, estos datos también muestran que, aunque el porcentaje es relativamente alto, aún hay un casi 50% de la población que no lee, cosa que aún debería resolverse y preocupar. Si bien es cierto que el uso de nuevas tecnologías se ha disparado, el papel no parece desaparecer, pues asimismo lo muestra la lectura de prensa: mientras que el 42’6% usa la impresa, el 39’8% lo hace a través de lo digital.

Habiendo destacado la gran magnitud y calidad que posee esta encuesta, ha apuntado como principal conclusión que “los hábitos culturales han aumentado significativamente, incremento debido a mucha gente: los ciudadanos y su interés, los gestores culturales, tanto públicos como privados, los emprendedores y las administraciones en todos sus niveles”.

Los piratas se derrumban

Dentro de los resultados de la encuesta, hay dos aspectos que resaltan tanto por novedad como por su importancia. Uno de ellos es la legalidad de acceso: según han apuntado desde el Ministerio, la reventa de productos ha bajado, así como las descargas ilegales han caído 13 puntos desde el último estudio. Esto significa que la piratería se está derrumbando gracias a las plataformas legales, que cada vez son más frecuentes al igual que su uso. Esto, según Guirao, ha sido "resultado de la concienciación, así como de las mejoras sustanciales del control de las webs piratas por parte de administraciones, de la acción de la justicia y de la cada vez mayor oferta de plataformas de consumo cultural". Sin embargo, "aún no debemos bajar la guardia", ha apuntado Guirao, indicando que aquellas plataformas que más se han distendido entre los consumidores son las de películas o series y las musicales.

Por otro lado, cabe destacar que la encuesta también ha estudiado los términos de accesibilidad, que "se han mejorado, pero las instituciones con certificados de accesibilidad universal no son muchas", apunta el Ministro. Además, ha añadido que no hay que olvidar que las mejoras de accesibilidad no solo son las rampas, sino que también hay que actuar de la misma manera para mejorar accesibilidad visual y acústica. "Hay muchos temas que aún hasta se desconocen", explica Guirao, de manera que defiende un "esfuerzo en los estudios de conocimiento de dichas situaciones"para evitar de esta manera "marginar la cultura a algún sector de la población".

Ellas leen más

Dentro de los actores que han logrado que la cultura se consuma cada vez más, destacan dos perfiles en particular: los jóvenes y las mujeres. Por un lado, y contradiciendo así estereotipos y alguna que otra crítica, los jóvenes presentan las tasas más altas de participación cultural en todos sus ámbitos: lectura, visita de museos o monumentos, asistencia a espectáculos, visitas a bibliotecas,... Asimismo, hay que añadir que, aunque estas costumbres se interrumpan a más edad, es a partir de los 60 años aproximadamente cuando se retoma, lo cual se podría deber a la cantidad de tiempo libre de estos tipos de personas.

Por su parte, las mujeres son más cultas que los hombres, aunque con poca diferencia. Entre ellas hay mayor afición por la lectura -69’4% leen libros al menos una vez al año, mientras que los hombres lo hacen en un 62%-, así como frecuentan más bibliotecas -25’2% frente al 20’6% de los hombres. Las diferencias disminuyen en cuanto a las tasas de asistencia a cine (58’4% en el caso de ellos y 57’3% en el de ellas), mientras que el consumo de artes escénicas las mujeres siguen superando a los hombres con un 1’4% de diferencia.