Publicidad
Publicidad
Cultura

"La resistencia": Escritores en pie de guerra

Autora: Lucía Carballal. Director: Israel Elejalde. Intérpretes: Francesc Garrido y Mar Sodupe. Teatros del Canal, Madrid. Hasta el 17 de febrero.

Publicidad

Un hombre y una mujer, amantes, ambos novelistas, él más mayor que ella, y también más consagrado como escritor (aunque esto último lo va uno sabiendo un poco más tarde), conversan en el restaurante de ella, antes de echar el cierre, acerca, básicamente, de la posibilidad de irse o no a vivir juntos. La cosa no empieza muy bien, todo hay que decirlo: los caracteres parecen un tanto apergaminados, poco dúctiles; y en la cargante relación que se establece entre ellos, además, hay demasiado «tira» y muy poco «afloja». Uno pasa los diez primeros minutos de la función preguntándose solo dos cosas: la primera es por qué demonios iba a insistir alguien como el protagonista en irse a vivir con una mujer tan antipática y amargada como la que tiene delante; la segunda... es si esa aspereza de ella no la provocará, precisamente, el hecho de tener una relación con un tipo tan insufriblemente engolado como él. En definitiva, a uno al principio no le pueden importar más que un bledo las cuitas conyugales de los dos cursis insoportables que está observando en el escenario. Afortunadamente, todo cambia de manera radical cuando se produce la verdadera colisión dramática de la que emana todo lo que irá luego viniendo en el argumento: a pesar de haberlo negado hasta entonces valiéndose de las más peregrinas excusas, ella reconoce por fin que sí ha leído ya la última novela de él, publicada recientemente. A partir de aquí se establece una hermosísima y feroz batalla dialéctica en torno a la creación literaria que resulta, desde un punto de vista teatral, tanto más rica y jugosa cuanto más se extiende a la relación personal entre ambos y, en definitiva, a la propia vida. Es entonces cuando uno advierte con sorpresa que la sustancia conceptual de la que se nutre la trama es suficientemente sabrosa para armar una gran obra sin la imperiosa necesidad de contar con unos personajes extraordinarios. Dicho de otro modo: aunque ninguno de los dos protagonistas tenga una consistencia portentosa, el conflicto que se establece entre ellos es sencillamente soberbio. Y Elejalde lo aprovecha muy bien; hasta llegar al abierto y poético desenlace, y apoyándose en las buenas interpretaciones de Mar Sodupe y Francesc Garrido –aunque la dicción de este último sea un poco chocante–, el director va mimando el desarrollo de ese conflicto con un afinado crescendo en la tensión que hará finalmente volar por los aires el quebradizo entramado de expectativas que los personajes han permitido, irresponsablemente, construir a sus respectivos egos.

LO MEJOR

Publicidad

La brillante literatura de Lucía Carballal en algunos pasajes de la función

LO PEOR

El vestuario de la protagonista es algo desconcertante e inapropiado para el personaje