El verdadero «Cuaderno» de Josep Pla

Destino recupera «El cuaderno gris», que saldrá el 15 de enero, con las correcciones del propio autor. Es la edición más depurada de una obra esencial. En febrero, Acantilado publicará las conversaciones que mantuvo el escritor con el periodista Joaquín Soler Serrano. Comienza el año Pla. «El cuaderno gris». Josep Pla. Destino. 848 páginas,. 22 euros

IRONÍA MEDITERRÁNEA Josep Pla convirtió el día a día en una gran obra literaria con este libro
IRONÍA MEDITERRÁNEA Josep Pla convirtió el día a día en una gran obra literaria con este libro

La literatura de Pla es inagotable. Máximo renovador de la prosa catalana contemporánea, excelente escritor también en castellano, formado en el ensayismo clásico de Michel de Montaigne, rendido admirador de Proust y sus búsquedas de tiempos perdidos, referente totémico de sabios discípulos como Joan Fuster, grafómano convulsivo, narrador de raza, el infatigable autor de una obra completa de 46 apretados volúmenes mantiene una permanente vigencia que se aviva día a día por la modernidad de su metodología estética –observar y describir–, la penetrante riqueza de su juiciosa mirada sobre la vida cotidiana y su inteligente visión crítica de la realidad. Precisamente esa ciclópea edición de (casi) todo lo escrito por Pla se abre con «El quadern gris», un dietario publicado en 1966 que recoge vivencias e impresiones de 1918 y 1919, cuando siendo su autor un joven estudiante de Derecho en la Universidad de Barcelona, ve cómo ésta es clausurada a causa de una terrible y ya histórica epidemia de gripe, lo que motiva su regreso al hogar familiar en Palafrugell. Así arranca este auténtico hito de la mejor literatura memorialística, que no tardaría en deslumbrar a un recio intelectual castellano, sensible, liberal, un poco escéptico y muy leído y cultivado: no podía ser otro que Dionisio Ridruejo. Fruto de esta admiración, y con la colaboración de su esposa, Gloria de Ros, Ridruejo aborda la traducción, laboriosa y estudiada, al castellano de esta obra que verá la luz, como «El cuaderno gris», en 1975.

Profesionales de la corrección

El profesor Narcís Garolera, catedrático de Filología Catalana de la Universidad Pompeu Fabra, ha trabajado sobre las respectivas redacciones originales, catalana y castellana, adecuando fielmente ambas versiones a lo escrito por Pla y a lo que ello supone sobre la traducción de Ridruejo. Hay que tener en cuenta que, en los años sesenta, los profesionales de la corrección de estilo ejercían en las editoriales del momento toda su prestigiosa autoridad lingüística, lo que podía conllevar mínimas, aunque a veces significativas, alteraciones del texto autorial. Sólo un ejemplo: Pla califica de solterona a una dama que se ve transformada por el corrector, que ha identificado un castellanismo, en «vella senyora» y como «vieja señora» lo había traducido Ridruejo. En la presente edición de «El cuaderno gris» se restituyen vocablos, giros y expresiones a su sentido original, fijando definitivamente a través de unas tres mil correcciones el genuino espíritu planiano de este excepcional dietario.

El lector puede disfrutar, con el rigor de esta revisión crítica, de una demorada recreación de algunas formas de vida casi desaparecidas: tertulias literarias, el aperitivo con los amigos, plácidos veraneos en la costa, el entrañable comercio vecinal, los claroscuros de las interdependencias familiares, los olores y sabores auténticos de la comida, el aroma de las estaciones climáticas o las ilusionadas expectativas de las salidas profesionales. Y todo ello bajo la mirada personalísima de un «yo» íntimo de viva sensibilidad y perspicaz brillantez intelectual.

Otra acertada reedición

La punción sentimental de la juventud, una soledad asumida y recreada, la consolidación de la vocación literaria, la estilización de la vida espiritual, la crítica hacia un provinciano entorno social o el interesante mundillo del periodismo de la época son algunos de los temas que Josep Pla va desgranando desde la incesante búsqueda del adjetivo adecuado y la descripción perfecta. En 1997 la editorial Destino publicaba el libro «Conversaciones con Josep Pla», un fascinante volumen que reunía las charlas del escritor ampurdanés con el periodista Joaquín Soler Serrano, recogidas magnetofónicamente en 1961 en la tranquila confidencialidad del mar gerundense, así como la entrevista transcrita del legendario programa de Televisión Española «A fondo». Auténtica maravilla de la cultura oral, este festín de literatura sabiamente dialógica verá la luz el mes próximo en la editorial Acantilado, en lo que supone la acertada reedición de todo un clásico de la expresividad irónica y el fingido desencanto de la realidad. En un calculado tono desmadejado y zumbón, distante y comprometido a la vez, el «homenot» que también es Pla, personaje de su propia literatura, opina, defiende o rebate temas y cuestiones que, en su boca, suponen siempre una opción moral y una postura estética. Junto a «El cuaderno gris», toda una gran fiesta de la mejor, inolvidable inteligencia creativa.