Fantasmas en la intimidad

Rosamund Lupton publica «Después», un sorprendente y cruel relato psicológico. «Después». Rosamund Lupton PRINCIPAL DE LOS LIBROS. 416 páginas, 22,50 euros

Rosamund Lupton
Rosamund Lupton

Aunque la literatura gótica tiende a exacerbar los elementos sobrenaturales y las pasiones románticas, la variante posmoderna que representa Rosamund Lupton rebaja la intriga de misterio a una poética de la cotidianidad. En apariencia es una contradicción diluir la literatura de misterio, asesinato y terror, con sus fantasmas y casas malditas, en una sensible narración de amores fraternales y maternofiliales, pero este tipo de romances «desplazados» –según la idea de Northrop Frye de una mayor conformidad con la experiencia ordinaria– tiene una larga tradición desde Daphne du Maurier y su maravillosa «Rebeca». Mundos femeninos en los que la apariencia de normalidad esconde pulsiones siniestras que Hitchcock supo amplificar.

Confidencia íntima

La segunda novela de Rosamund Lupton sigue el patrón iniciado con «Hermanas». «Después» continúa esa línea de intriga y misterio, escrito en una primera persona que busca asemejarse al género epistolar: «No creo que te sorprenda...» tiene el regusto retórico de la confidencia íntima. Ambas se dirigen a un público femenino, lectoras asiduas de ese cruce entre novela romántica e intriga psicológica, escrita con el tipo de sensibilidad que busca llegar al corazón del lector y emocionarlo, utilizando los recursos literarios de la literatura de la intimidad. Luego están los fantasmas, tan «desplazados» que son mero recurso narrativo, como la voz en off de «El crepúsculo de los dioses», de Billy Wilder.

En «Después», Lupton da voz a los fantasmas de una madre y su hija, ambas en coma, que han sufrido gravísimas quemaduras y no se les oculta que difícilmente volverán a la vida. Flotan invisibles en el hospital y ven cuanto sucede, sin poder intervenir en los hechos. Lupton entrecruza sagazmente dos planos: el mundo real donde se desarrolla la intriga detectivesca y el metafísico, desde donde se narra. Madre e hija son dos espíritus disociados de sus cuerpos que tratan de saber qué les ha ocurrido y quién fue el causante de su tragedia.

Lupton mezcla de forma audaz ambos planos narrativos, cuyo nexo de unión es el amor maternal. Unas vidas trastocadas por un incendio que las interrumpe idealizadas y los enfrenta a la realidad: ver cómo es el mundo donde han vivido, repleto de amenazas, traiciones y crueldad, ocultas tras las máscara de la convención social. «Después» resulta un novedoso relato de intriga psicológica escrito con pulso literario y una sorprendente imaginación que celebra el triunfo del amor familiar sobre la muerte.