Hay que sacar la basura

Poesía

«De todo corazón; enviado desde mi bypass». Semejante sms, con episodio de infarto y cirugía incluidos durante su escritura, podría resumir el ánimo, cáustico e irónico, de este portentoso e imprescindible poema –2.217 versos, organizados en dísticos, como en una respiración pedregosa– señalado por el crítico literario Harold Bloom como uno de los textos canónicos del siglo XX. Lo que supuso «Cuatro cuartetos», de T.S. Eliot, al medio siglo es «Basura», de A. R. Ammons (1926 - 2001), a su cierre. De hecho, éste dialoga irónicamente con aquél –«En tu fin está mi principio», saluda, por ejemplo, el operario que manipula la basura en el vertedero al inspector–, al objeto de paganizarlo.

Legítimo heredero

Desde una clara asunción de la inmanencia y contingencia vitales, Ammons muestra el zarrapastro existencial (metáfora del vertedero en «Basura») para que fluya la naturaleza en el esplendor de su movimiento sin fin (metáfora del viento y del agua en «Collected poems», traducido como «Otros poemas»). Sorprende que estos poemarios primordiales–premiados ambos con el National Book Award– lleguen tan rezagados a la versión castellana; pero lo hacen al menos en impecables edición y traducción de Daniel Aguirre y Marcelo Cohen, quien, en el lúcido epílogo, sitúa a Ammons como legítimo heredero de la gran poesía norteamericana en fila india inaugurada por el conocido Walt Whitman en Estados Unidos. «Basura» es, sobre todo, un gran «poemato»: híbrido de poesía y relato, con la bisagra del pensamiento, pero también en el sentido de que mata la poesía convencional, alertándonos de su disecación y enarbolando un hermoso y laico canto a la vida.

Sobre el autor

Fue profesor de Literatura y se considera que está en la misma estela de grandes como Whitman, Emerson y Dickinson

Ideal para...

los que desean descubrir a uno de los mejores poetas del siglo XX

Puntuación: 9