La historia de los combatientes requetés de Aróstegui, revisada y ampliada

La Razón
La RazónLa Razón

El movimiento carlista se originó por las pretensiones del infante don Carlos de Borbón de suceder a Fernando VII contra la entronización de Isabel II de España. Aunque derrotado, sus ideales se mantuvieron fieles desde el siglo XIX dentro en un movimiento político que participó activamente en la Guerra Civil española. En 1991, Julio Aróstegui, publicó «Combatientes Requetés en la Guerra Civil Española (1936-1939)», que recibió el premio de la Fundación Hernando de Larramendi. Tanto el autor como la Fundación acordaron hacer una profunda revisión del mismo, completando su contenido documental y fotográfico. Desafortunadamente, Aróstegui falleció sin haber concluido el trabajo. Ayer, en la Fundación Lázaro Galdiano fue presentada dicha edición en la que Aróstegui realizó una ingente investigación para dar una visión global sobre la actuación de todos los tercios de requetés en la contienda. Analiza de forma exhaustiva la contribución de las fuerzas voluntarias carlistas al bando nacional, el relato detallado de la formación y actuaciones de todas las unidades y tercios que se autotitulaban o consideraban carlistas. Presidido por Lourdes Martínez, presidenta de la Fundación Larramendi, el acto contó con la intervención de Luis H. de Larramendi, Alfonso Bullón de Mendoza, Jesús A. Martínez, catedrático de Historia y Amparo Aróstegui, hija del autor. Larramendi destacó del mismo «su lado humano, su liberal carácter capaz de celebrar con normalidad encuentro con gente de distintas tendencias. Considera esta obra como fundamental para estudiar la aportación del carlismo a la guerra «desde su independencia y libertad de actuación». El profesor Bullón destacó que «para Aróstegui, lo más interesante del carlismo fueron los requetés, que según el testimonio de uno de ellos, justificaba su participación en los tercios por la unidad católica». Afirmo que «este libro es una contribución básica para entender esta parte de nuestra historia».