La primera página

Anota García de la Concha que, según Durán, este poema se imprimió en las «Obras sueltas» de Lope. Podría tratarse de un poema escrito a la muerte de Amarilis, Marta de Nevares, «pero no parece probable por la cronología de nuestro códice»
Anota García de la Concha que, según Durán, este poema se imprimió en las «Obras sueltas» de Lope. Podría tratarse de un poema escrito a la muerte de Amarilis, Marta de Nevares, «pero no parece probable por la cronología de nuestro códice»

«Tan vivo está en mi alma

de tu partida el día,

que vive ya mi muerte,

no vive ya mi vida.

Nunca del pensamiento

un átomo se quitan

las luces eclipsadas

de tu postrera vista.

Así las azucenas

por la calor estiva

entre las hojas verdes

las cándidas marchitan.

Así la pura rosa

que vio la dulce risa

del alba, con la noche

la púrpura retira.

Trocado muerte habemos,

siendo en mis ansias vivas

tu vida la que muere,

mi alma la que espira.

Intento consolarme

con ver que fugitiva

parece que me llamas».