María Jiménez empeora y es trasladada a Sevilla

La cantante se encuentra en la UCI del Hospital Virgen del Rocío tras sufrir una obstrucción intestinal el 2 de mayo

La cantante María Jiménez / Foto: Manuel OlmedoManuel Olmedo

La cantante se encuentra en la UCI del Hospital Virgen del Rocío tras sufrir una obstrucción intestinal el 2 de mayo

El estado de salud de la cantante María Jiménez sigue siendo preocupante. Lejos de mejorar de la obstrucción intestinal que sufre, la actriz fue trasladada ayer por la noche al hospital Virgen del Rocío de Sevilla, donde ha quedado ingresada en la UCI, tras no mejorar su estado por la obstrucción intestinal que sufre.

El último parte médico sobre la evolución de la cantante señalaba que se le está retirando la sedación para intentar extubarla si era posible y que se mantenían unas buenas constantes vitales, aunque su pronóstico sigue siendo grave.

Ahora, Jiménez ha regresado a su ciudad natal, donde se seguirá su evolución en la Unidad de Ciudados Intensivos. No habrá partes de saluda posteriores a menos que la propia familia, que se mantiene a su lado en todo momento, lo pida.

María Jiménez fue operada en la clínica de San Rafael de Cádiz el pasado 2 de mayo de una obstrucción intestinal. Aunque en un principio su evolución fue favorable, posteriormente sufrió algunas complicaciones.

Nacida el 3 de febrero de 1950 en el barrio sevillano de Triana, María Jiménez vive desde hace años en la localidad gaditana de Chiclana de la Frontera (Cádiz). Desde finales del franquismo, se comenzó a dar a conocer en los tablaos andaluces y ya en el año 76 publicó su primer disco, producido por Gonzalo García Pelayo.

Desde el principio, su fuerza escénica y su independencia marcaron un nuevo canon en distintos géneros como la rumba, la copla y la bulería. Con letras canallas y una actitud perfomativa, Jiménez logró atraer para sí a letristas como Sabina o La Cabra Mecánica, con quienes obtuvo ya en el nuevo siglo grandes éxitos musicales.

En 2013 se le diagnosticó un cáncer de mama, del que se curó totalmente en 2016. Ahora, una obstrucción intestinal mantiene en estado grave a la cantante, que tiene una legión de fans.