María Valverde: Me parece irreal haber conocido a Ridley Scott

“Exodus: Gods and Kings”, la superproducción de Ridley Scott, posee múltiples conexiones con España, como su rodaje en Andalucía y Canarias, la música de Alberto Iglesias y la presencia de la actriz María Valverde, que confesó a Efe que “quería abrazar” al cineasta británico “todo el rato”.

“Me siento agradecida, estoy como soñando”, dijo la madrileña en una entrevista con Efe. “Crecí con las películas de Ridley. Es alguien que crees que nunca vas a conocer, y tener la oportunidad de mirarle a los ojos y hablar con él me parecía irreal”, añadió.

La joven de 27 años logró el papel tras un “casting” al que siguieron numerosas pruebas y varios meses de espera, hasta que finalmente supo que había sido elegida para encarnar a Séfora, la esposa de Moisés, en esta superproducción en 3D que llegará a las salas de EE.UU. el 12 de diciembre.

“Ridley me trató siempre muy bien. En cada momento del rodaje quería darle un abrazo y darle las gracias por hacer que estuviera allí”, declaró Valverde, que forma parte de un reparto liderado por Christian Bale, Joel Edgerton, Sigourney Weaver, Aaron Paul, John Turturro y Ben Kingsley.

Recientemente, un grupo de medios en Los Ángeles, incluido Efe, pudo ver un avance de 40 minutos de la cinta, que ya es más de lo que ha visto la propia actriz, ya que Scott se encuentra rematando los últimos flecos de su obra en postproducción.

En ese metraje, se pudieron ver varias escenas de Valverde en las que hacía gala de un magnífico inglés, algo que atribuye a la labor de su profesora de dicción y a los consejos de Chris, como se refiere a Christian Bale (Moisés, en la cinta), con quien rodó todas sus secuencias.

“Me imponía al principio”, confesó Valverde. “Es un actor al que admiro. Su trabajo -agregó- me da muchísimo respeto, y compartir todas mis secuencias con él era como estar en el abismo, pero desde el primer momento me tendió la mano y fue un gran compañero”.

Para la actriz, ésta ha sido “una experiencia maravillosa” que contará a sus nietos.

A la joven, le sorprendió la relación de sinceridad que estableció con Scott y Bale, a los que proponía cosas que escuchaban con atención, según relató.

“Fue -declaró- inspirador trabajar con Christian. Con él entendí que los artistas llegan a ser estrella por una razón, en este caso su trabajo y esfuerzo. Ver eso desde dentro ha sido un gran aprendizaje y me ha hecho valorar más mi profesión”.

A Scott lo conoció hace seis años en “Cracks”, una película de la hija del realizador, Jordan Scott.

Allí, tuvo ocasión de presentarse y estrechar la mano al director de “Alien”, “Blade Runner” y tantos clásicos del cine. “Me dijo que qué bien daba la mano y que estaba fuerte”, recordó Valverde entre risas.

Tiempo después y justo antes de comenzar el rodaje de “Exodus”, Scott le preguntó su edad, ya que aparentaba ser mucho más joven. Esa complicidad fue clave a la hora de desarrollar su personaje en la cinta, un papel “muy cortito” para el que, explicó, “debía dar mucho”.

“La historia se basa en un hecho que cuenta la Biblia, pero, más allá de eso, es una película de personajes. En mi caso se trata de una mujer valiente, fuerte, de la que Moisés se tiene que enamorar. En el guión estaba bien dibujada, así que me dejé llevar por la intuición”, sostuvo.

Para Valverde, lo verdaderamente especial del proyecto fue ver cómo compañeros de producción con los que ha trabajado durante muchos años encontraron trabajo gracias al rodaje de “Exodus” en España.

“Fue -indicó- muy especial. Eso era lo que más me motivaba, sobre todo en un momento cinematográfico bastante triste como es el que vivimos en España”.

Rodar una enorme producción de Hollywood como ésta, sin embargo, no ha conseguido despertarle un especial interés por irse a Estados Unidos a trabajar una temporada.

“Me parece fantástico haberlo vivido como una turista, que es como me sentía”, afirmó.

“Me gusta esa sensación de que no es necesario formar parte de algo para disfrutarlo al máximo. Irme a Hollywood me daría algo de miedo. No sé si estaría preparada -reconoció-. Es complicado querer algo que no sabes si es para ti”.

No obstante, cabe la posibilidad de que acuda en febrero a la gala de los Óscar si “The Liberator”, la candidata venezolana como mejor película extranjera, consigue la nominación.

“Eso sería un sueño”, confesó. “No por mí, sino por la película, que es una joya. Es maravillosa y estoy muy orgulloso de ella”.