Marina San José: «Solo el dinero no genera conflicto en una pareja»

Se suma al elenco de «El test» en el Teatro Cofidis para resolver la ecuación: ¿100.000 euros ahora o un millón dentro de diez años?

Marina San José
Marina San José

Se suma al elenco de «El test» en el Teatro Cofidis para resolver la ecuación: ¿100.000 euros ahora o un millón dentro de diez años?

Hacerse preguntas es una de las virtudes de los seres humanos y nos diferencia de los animales. Tiene su parte buena, que ayuda al desarrollo y a la resolución de conflictos, pero también una mala. Cuando nos ponemos filosóficos llegan los quebraderos de cabeza y surgen preguntas como quién y cómo soy. La tecnología, que está al servicio de la comodidad, intenta ayudar a la gente para que encuentre respuestas a través de un fenómeno creciente, los test de personalidad. Las redes sociales están llenas de exámenes que definen a cada uno mediante sus preferencias en temas tan variopintos como las formas geométricas, mes del año o películas. La moda de los test de personalidad es la percha que sostiene la obra «El test», dirigida por Alberto Castillo-Ferrer y escrita por el debutante Jordi Vallejo. Después de una exitosa primera temporada en el Teatro Cofidis Alcázar de Madrid ya ha comenzado su segunda etapa en el mismo recinto con un reparto formado por Maru Valdivieso, Antonio Molero, Luis Merlo y el fichaje para esta nueva campaña, Marina San José, quien interpreta a una psicóloga que pone todo patas arriba con una pregunta sobre algo que crispa a muchos, el dinero.

–El equipo de «El test» ya lleva una temporada trabajando junto. Usted es la única incorporación en cuanto a la interpretación.

–Que me tuviesen en cuenta ha sido un regalo. Yo ahora tomo el testigo de Itziar Atienza, así que no tengo que crear mi personaje desde cero y, aunque no lo vaya a hacer de la misma manera. Conmigo, debo decir que mis compañeros se han portado maravillosamente, se han prestado a ensayar más cuando se lo pedía y me han enseñado todo lo que necesitaba sobre el papel, la obra y el equipo.

–Una de los aspectos que llaman la atención de la obra es la diferencia entre las parejas, una más moderna y otra más tradicional.

–Sí. En el caso de la que yo formo con Luis Merlo (interpretan a Berta y Toni), ellos ni siquiera comparten piso a pesar de que lleven bastantes años juntos. Son una pareja, por decirlo de algún modo, más dirigida al plano social. Sin embargo, la de Maru Valdivieso y Antonio Molero (Paula y Héctor en la ficción) ya es una familia desarrollada y consolidada. Una de las cosas interesantes de la obra es que ambas parten de puntos completamente distintos.

–¿Entiende que el dinero pueda suponer un verdadero conflicto en la pareja, como ocurre en la obra?

–No creo que sea un motivo sincero para de repente poder estar mal. Si en una pareja se desencadena un problema por temas de dinero es que ya tienen algo guardado que viene de atrás.

–Con la crisis, el dinero se convirtió en un tema delicado, ¿es complicado tratar eso?

–Es cierto. En ese sentido, Toni es bastante más frívolo que el resto de personajes. Hablamos de alguien manipulador con el dinero, y que no le da nada de importancia porque tiene muchísimo.

–La obra parte de una pregunta: «¿Qué preferirías, 100.000 euros ahora o un millón dentro de diez años?». Además, la plantea su personaje, ¿cuál sería su elección?

–La verdad es que no lo he pensado. No lo tengo decidido. Mi personaje, Berta, hace esa pregunta que forma parte de un test personalidad a la pareja que forman Paula y Héctor. Según la respuesta, los que eligen 100.000 euros son unos fracasados, y quienes se deciden por el millón, unos triunfadores. Supongo que al final decantarse por una opción u otra depende de la situación particular de cada uno, aunque hay estudios que aseguran que la mayoría se inclinaría por la primera. Parece que no hay mucha confianza en el futuro.

–En redes sociales los test de personalidad se han expandido mucho. ¿Cree que la gente tiene una pequeña obsesión por definirse?

–Yo apenas los leo, no les hago caso. Mi personaje sí lo hace porque le gusta presumir de lo que domina, de sus estudios de psicología y demás. En mi opinión, es normal que se usen porque las personas necesitan definirse.

–Para un actor, que se mete en tantos papeles, ¿qué significa la personalidad?

–Algo muy amplio. Cada vez que empiezas a meterte en la piel de un personaje, estás aprendiendo algo de él. Te ayudan mucho a crecer a ti mismo y, además, hay que quedarse con que es bonito poder vivir tantas vidas. Al final, cuando uno hace eso termina por saber lo que quiere para la suya propia.