«Ecce homo»: he aquí la ópera

Cecilia Giménez, la mujer que dio la vuelta al mundo por restaurar el fresco de la iglesia de Borja, será la protagonista de la obra, que se estrenará en 2016 en Colorado. «La hoguera de las vanidades», basada en el libro de Tom Wolfe, ya tiene escrito su libreto y la vida de Steve Jobs también dará para una pieza lírica

La ópera girará en torno a las intenciones, la pasión y la fe
La ópera girará en torno a las intenciones, la pasión y la fe

Cecilia Giménez, la mujer que dio la vuelta al mundo por restaurar el fresco de la iglesia de Borja, será la protagonista de la obra, que se estrenará en 2016 en Colorado.

Será una heroína. Cecilia Giménez (Borja, 5 de junio de 1927) protagonizará la ópera «Behold the man» (He aquí el hombre, en español) en homenaje al «Ecce homo» de Borja (Zaragoza) que dio hace ahora tres años la vuelta al mundo. O más concretamente a su polémica restauración. Su estreno está previsto que se celebre en Boulder (Colorado) en junio de 2016. Así lo adelantó a LA RAZÓN el autor del libreto, Andrew, quien trabaja para llevarla a Borja «Y que se pudiera ver en su escenario real», asegura, un pueblo de Zaragoza que saltó al primer plano de la noche a la mañana. Los retoques de Cecilia Giménez sobre el original, un fresco realizado por Elías Gracía Martínez (1858-1934) dieron la vuelta al mundo. Los turistas llegaron en masa con sus teléfonos móviles en la mano dispuestos a inmortalizar aquella pintura, medios internacionales como «Le Monde», «Libération», «Daily Telegraph», «The Independent» o «Der Spiegel» le dedicaron espacio, al tiempo que los fotomontajes más peculiares e imposibles invadían internet.

El propio Andrew Flack reconoce que a él también le chocó la noticia: «Estaba sentado en mi salón leyendo el periódico. Y de repente vi esta historia sobre Cecilia. Estaba tan dolida con lo que había sucedido y la repercusión que tuvo. Puedo decir que no lo hizo a propósito. No lo hizo por diversión, sino por algo más profundo: era su iglesia, a la que ella había asistido desde bien niña, en la que había bautizado a sus hijos», explica Flack, quien decidió ponerse en contacto con su amigo Paul Fowler para que compusiese la música. Y así fue. Ambos decidieron poner en pie una ópera que tuviera a Cecilia Giménez y su restauración como argumento.

Habrá nueve personajes: Cecilia, el alcalde, el sacerdote, la nieta de Elías García Martínez y el propio pintor, que será un fantasma, entre otros. El mismo Flack revela que ahondará en cómo Cecilia, que será la heroína, ha relanzado el pueblo de Borja y lo ha situado en el mapa mundial: «Era algo muy importante para ella. Sobre la pintura, pensó que tenía que arreglarla porque le dio la sensación de que a nadie le importaba. Ella intentó ponerle remedio y poco a poco, poco a poco alteró la figura original. El trabajo que ella había presupuesto inicialmente se fue agrandando hasta que se le escapó de las manos. Su intención fue buena, pero...», señala Flack a este periódico, que viajó a Borja, donde conoció a Cecilia y a su familia con el objetivo de documentarse. También se encontró con el alcalde, el sacerdote de la iglesia y vecinos del pueblo.

- Villana o heroína

Durante la conversación con LA RAZÓN, Flack demuestra que supo entender desde el principio a su heroína. «No había terminado la restauración cuando fue descubierta. Todo el mundo fue a por ella, casi fue un linchamiento: se dijo que había hecho algo irreparable. Al principio se desconocía la verdadera calidad del fresco, que no era excepcional como se quiso hacer ver. La conclusión fue que había arruinado una obra maestra», relata Flack de la pintura mural del profesor español Elías García Martínez en esta localidad donde solía pasar sus vacaciones. Y aquello le dio alas para poner en pie una obra sobre el «Ecce Homo»: «Cuando empecé a leer la historia pensé: “Va a terminar convirtiéndose en una heroína. Empezó siendo la villana, pero va a terminar en el extremo opuesto”. Es gracioso cómo funciona el mundo. Pero, como decimos en el mundo de la ópera: lo que es un milagro para un hombre puede ser un desastre para otro. Por ejemplo, nosotros no estaríamos aquí si no hubiese ocurrido esto. Si el artista original hubiese preparado el yeso de forma correcta no le estaría explicando esta historia. Él es el que cometió el error en un primer momento. Aquí es donde está el giro de la historia», indica sobre la ópera, de la cual ya ha habido ensayos en Colorado. Y, espera que pueda verse en Borja (Zaragoza), el escenario real.

No es el único proyecto que actualmente está en marcha. La ópera contemporánea está viva, despierta y bebe tanto de lo que sucede en el mundo como de la literatura, como en «La hoguera de las vanidades», trasladada también al pentagrama lírico y cuyo estreno está previsto que se celebre en octubre en el Museo del Barrio de Nueva York. Este drama sobre ambición, avaricia, racismo y política de Tom Wolfe (Richmond, Virginia, 1931) parece hoy más vigente que nunca. O quizá sea que la situación nunca cambió. Primero novela, después película, Tom Wolfe quería llevar este libro publicado en 1987 a la ópera. La clave fue escuchar a Stefania de Kenessey en un festival: ella comprondría la música. ¿Y el libreto, quién lo escribiría? Descartado él, que no quería, el peso acabó por recaer en Michael Bergmann, autor de un texto de 75 páginas que explicaba a este diario que «la producción se dividirá en tres actos. En el primero se presenta el mundo de Nueva York. En el segundo se incluye la historia con sus complicaciones. Y en el tercero llega la caída y el desmoronamiento del sistema económico. Esto es algo que he cambiado del libro, donde sólo el personaje principal pierde su dinero y su trabajo. Pero, el sistema financiero se mantiene. Al sufrir los problemas económicos que hoy padecemos pensé que sería mejor hundir la economía al completo y no sólo a un individuo», narra, al tiempo que compara durante la conversación la ópera y la sátira escrita por Wolfe sobre el mundo de los ejecutivos de las finanzas neoyorquinos y su relación con el resto de la sociedad.

De esta forma, Bergmann va un paso más allá que Wolfe con su novela, con la cual mostró que el dinero y la fama pueden ser inútiles para salvar a una persona si se encuentra ante ciertas condiciones desfavorables. Libro fundamental en la literatura estadounidense, logró también éxito de crítica y ventas. No le ocurrió lo mismo a la adaptación a película, dirigida por Brian de Palma. Protagonizada por Tom Hanks, Bruce Willis, Melanie Griffith, Kim Cattrall y Morgan Freeman, estuvo plagada de controversia.El escritor del libreto, consciente de las comparaciones, admite que «quería satisfacer a la gente que ha leído el libro. Pero, también, llegar a quienes no lo han hecho. Para los que han lo han leído y vean la ópera, me gustaría que pensasen: “Oh, sí, es como la novela que leí hace años”. Pero para los que no lo hayan hecho por falta de tiempo o de ganas, que puedan pensar: “Oh, sí, es una gran historia”», indica.

Esta producción tampoco dejará indiferente al público tradicional de ópera neoyorquino, el cual parece haberse forjado ya una opinión sobre la misma. Bergmann apunta de la compositora que Stefania de Kenessey «cree que la música necesita volver al pasado. En el sentido de que uno pueda cantarla, tararearla y recordarla. Escribió esta ópera de esta manera. Es algo que se puede escuchar más de una vez. Algo que se podrá recordar. Y en Nueva York, es algo muy radical. Y ya mucha gente en el mundo de la ópera neoyorquina le ha dicho que ésta no es la manera de escribir una producción operística. Pero, creemos que la ópera puede ser una de las formas artísticas emocionantes y coloridas, combinando todo», explica justo antes de abordar ciertos asuntos en mente de todos sobre todo después de la crisis: ¿Cómo atraer a un público más joven? ¿cómo hacer convivir las producciones tradicionales con las nuevas? «El gran público de ópera envejece. Mi madre es una de esas personas. Hay que hacer algo para atraer a los jóvenes».

El aria de Cecilia

Esta es una parte del aria de Cecilia del acto segundo de «Behold the Man».

CECILIA: ¡Mira a tu alrededor! Lo que hice lo hice a mayor gloria de Dios. ¡El Señor usó mi mano! ¡Fin de la historia! Las cosas ocurren por razones que desconocemos, ocultas en los misterios de Dios. Las desgracias abren el camino a bendiciones que nunca se nos ocurrió imaginar y que comprendemos por vez primera. La providencia del Señor es una delgada línea entre la bendición y el infortunio. Permitiéndonos a veces sentir Su gracia, para que comprendamos lo mínimo, o incluso entreveamos nuestro lugar. (Refiriéndose a los TURISTAS que pasan) La belleza no sólo se encuentra en el ojo, sino también en la mente inquieta y en el corazón salvaje» (Debajo, un momento de los ensayos de la ópera en una iglesia)

La vida de Steve Jobs o la manzana de la discordia

¿Se podrá utilizar el iPhone o iPad durante la función? La Ópera de Santa Fe acaba de anunciar que planea estrenar en el verano de 2017 «The (R)revolution of Steve Jobs». Esta ópera tendrá música de Mason Bates, conocido por mezclar sonidos electrónicos e instrumentos tradicionales, y su libreto lo realizará Mark Campbell, uno de los libretistas más solicitados en Estados Unidos. La producción recorrerá la vida del fundador de Apple Steve Jobs y arrancará desde el momento en que, enfrentado a su propia muerte, Jobs recuerda los momentos y a las personas que le inspiraron, desde su padre hasta el budismo zen o su mujer, Laurence. Según la formación de Santa Fe, la producción promete ser «tan innovadora» como el propio personaje.