El Low Cost Festival, cada vez más grande

Imagen de la actuación de TDCC, tomada por Delorentos, otro de los grupos que actuó anoche.
Imagen de la actuación de TDCC, tomada por Delorentos, otro de los grupos que actuó anoche.

La primera jornada del festival, que se celebra en Benidorm, se cierra con un rotundo éxito de público

Abarrotada primera jornada en el Festival Low Cost de Benidorm. No cabía ni un alma más en la Ciudad Deportiva, que vibró anoche con las estrellas del indie Two Door Cinema Club y Lori Meyers, en dos multitudinarios conciertos. Las grandes actuaciones y la afluencia de público suponen una prueba de que la fórmula de este festival es un éxito y, desde anoche, el Low Cost ha subido algunos peldaños en la clasificación de festivales de España.

Le costó desperezarse a la tarde, que arrancaba con Los Enemigos. Los de Josele Santiago hicieron patente la brecha generacional entre el público del festival y los de la banda. La sempiterna voz cascada y la raspa de pescado presidieron el repaso por la carrera de la banda, que pasó inevitablemente por "Desde el jergón"y "Septiembre", los dos temas más celebrados en un escenario principal que apenas llegaba a medio aforo, y que ganaba algo de concurrencia con "John Wayne", en el cierre del concierto.

En ese momento, Verónica Falls ya llevaban dos temas de su último disco, "Waiting for Something to Happen", un elepé de pop clásico cuya efectividad demostraron ayer igual que en el último Primavera Sound, gracias a temas como "Tell me"o "My Heart Beats", tan coreables y melódicos que convencen a la primera.

Entonces llegó el momento para Two Door Cinema Club. Si cada uno de los asistentes hubiera comprado uno de sus discos, los irlandeses estarían en lo alto de las listas de ventas en España. De su popularidad dice mucho que este año hayan hecho triplete en festivales de primera categoria como el Sonar, el BBK Live hace quince días y el Low Cost. Son, probablemente, uno de los grupos mas descargados del indie. Y si Verónica Falls hace canciones tarareables, estos chicos pusieron en marcha la máquina de fabricar hits y no supieron parar. El acceso al escenario principal, que se encuentra en un campo de fútbol se complicó hasta el suplicio porque el público ocupaba toda la superficie del césped, y ahí el recinto probó sus límites. Algo lógico teniendo en cuenta que el festival ha sido todo un éxito de público, con todas las entradas vendidas, pero que también ha llevado consigo incomodidades en los accesos y, especialmente, en los servicios.

Pero todo eso se olvidó cuando TDCC salieron al escenario e hicieron patente que mucha gente ha venido este año al Low Cost por ellos. Será interesante comprobar cuánta audiencia congregarán hoy Portishead. Ellos dieron de sí lo que esperaba todo el mundo y no se dejaron fuera sus canciones más conocidas como "Something good can work", "I cant talk", o "What you know", que tocaron en doblete, primero a medio gas, y a todo volumen para el cierre.

Parecía complicado subir la intensidad de un público entregado al baile y el karaoke, pero Lori Meyers saben cómo. Los de Granada lograron conectar con sus incondicionales y hacen que se muevan los pies de los ajenos a sus canciones. Letras que en otros sonarían chirriantes, en ellos se vuelven himnos. Después de verles muchas veces, nunca parece que Noni se quite la camisa por rutina, y cada vez que suena "Alta fidelidad"logran la euforia. Anni B. Sweet se sumó a la fiesta y llegaba el momento de ver a Delorean, que con un pop electrónico de guante blanco hicieron gala de los temas de "Subiza", su último disco, y de algunos adelantos del nuevo álbum, "Apar", en el que se intuye un cambio en el sonido de los vascos hacia el pop. Y aun quedó tiempo para más baile con !!!, que completaron una noche de baile y sudor sin tregua. Y calor, mucho calor.