Texas, la voz de la experiencia

Ampliación de la entrevista de Sharleen Spiteri recogida en el suplemento LIFESTYLE

Sharleen Spiteri
Sharleen Spiteri

Decenas de periodistas se amontonan a las puertas de la madrileña sala La Riviera. Es miércoles, 9 de octubre, y en ella ofrece un concierto el mítico grupo Texas en el marco de la fiesta de la música, llegada a la capital de la mano de Hyundai Music Park. Realmente, parece que los escoceses nunca se hubiesen ido.

Como se puede leer desde hoy en el suplemento LIFESTYLE, esa tarde disfrutamos del privilegio de charlar largo y tendido con la cara y la voz de la banda, Sharleen Spiteri.

Nos reunimos con Spiteri en el camerino improvisado donde descansa, escucha música en su iPhone y toma largas tazas de té Early Grey, como buena 'British'. Éste se convierte en un escenario perfecto para mantener, más que una entrevista, una conversación. La de Glasgow habla de tú a tú, opina de todo y más y permite que no quede ninguna pregunta en el tintero.

- El tema principal que nos ocupa es vuestro último trabajo, The conversation. ¿Cómo ha sido recibido por el público y cómo ha ido durante estos primeros meses?

Está siendo asombroso [incluso su gesto es aún de asombro]. En la mayoría de países europeos, el álbum ha estado en el TOP 5 y hemos conseguido el disco de oro en Francia y Reino Unido. Está yendo increíblemente bien.

Como es bien sabido por todos gracias a la película Braveheart, conquistar el alma de un escocés es duro, pero poco a poco vamos escalando los grampianos...

- ¿De qué se habla con los amigos a los 45 años? ¿De qué trata una conversación en ese momento?

La conversación es la misma que mantienes a los 20, sabes... Pero, de repente, te das cuenta de que lo que cambia cuando tienes 45 son las decisiones que tomas en el sentido de que ya no te van a afectar sólo a ti. Se habla de las mismas cosas: "estoy enamorada", "no le quiero", "estoy feliz", "estoy triste"... La diferencia es que cuando tienes 20 años y decides que no le quieres, puedes seguir y, al día siguiente, ya ni recuerdas su nombre. Sin embargo, a los 45 posiblemente estés casada y no puedas olvidarte de ciertas personas; en ese momento te darás cuenta que estarás conectada a ellas de por vida. [...] Así, en las conversaciones que tengo con mis amigos tratamos sobre todo de ayudarnos mutuamente a tomar decisiones. No nos juzgamos como cuando teníamos 17 años y nos aconsejamos mutuamente; es una etapa en la que pesa mucho más cómo te sientes y qué quieres hacer.

- ¿En solitario o en grupo? ¿Qué prefieres?

Siempre en grupo. Cuando empecé, pude elegir y quise estar en un grupo. Las bandas siempre habían sido lo que me había gustado; tomaba como ejemplo a The Clash, Blondie o The Pretenders. Todo giraba en torno a las bandas para mí.

- You come and go, you come and go... como en esta canción de Boy George. ¿Por qué? ¿Por qué esas idas y venidas del grupo?

Creo que esa es la percepción que se tiene sobre nosotros en España, pero no es así en el resto de Europa. La única que vez que nos separamos fue hace ocho años y fue sólo una parada. Después del álbum decidimos tomarnos un tiempo, aunque no pensamos que sería tan largo. Pero lo fue. Y eso es lo que pasó.

- Por tanto, ¿estáis aquí para quedaros como Texas?

Bueno, creo que siempre hemos estado aquí, y el hecho de celebrar el 25º aniversario del grupo el año que viene implica que nunca nos hemos ido. Yo nunca, nunca, nunca he dicho adiós, siempre he estado aquí. La cuestión es que si en España no se compran discos de Texas, los promotores no te traen. Es así.

- Bien, hablemos pues sobre vuestro 25º aniversario. ¿Cuál es el secreto para que una banda se mantenga en el candelero tras 25 años en los escenarios?

Saber cuál es tu lugar y lo que haces [la rotundidad de sus palabras encaja a la perfección con la seguridad de su mirada]. Yo soy la cantante de Texas y una de las escritoras. Esas son mis tareas y a ellas me tengo que limitar. Y no intento hacer el trabajo de otro. Cada uno hace su tarea y nadie intenta hacer lo de otro, por lo que no hay conflicto. Esa es la clave.

- Has venido a España en otras ocasiones, pero ahora el país está sumido en una crisis sin precedentes. ¿Has notado la manera en que ésta está afectando al panorama musical español?

Veo, efectivamente, que las cosas son muy difíciles ahora en España. Además, en el panorama musical en general, son realmente más complicadas para las bandas de habla no inglesa, que nunca pueden llegar a visitar tantos sitios como las que sí lo son. Pero lo bueno de que haya problemas en la economía es que surge un tiempo en que las cosas más simples de la vida se convierten en importantes, son más respetadas. La música es algo barato que las personas pueden compartir. Además, escuchar canciones les transporta a otros lugares, les hace felices, hace aflorar sus emociones... La gente se apega a la escritura de canciones. Ahora hay muchos músicos que están empezando y se están centrando de nuevo en la expresión de sentimientos. Aunque no hay mucho dinero, los grupos están haciendo sus propios trabajos: escriben y producen temas en casa gracias a los sistemas multimedia [...] Esto convierte al presente en un momento emocionante para la música. Sus efectos no se ven todavía, pero en los próximos años notaremos los cambios. Por otra parte, lo maravilloso es analizar cómo los grandes grupos se están convirtiendo ahora en independientes. Nadie quiere estar con las grandes compañías, que te chupan la sangre y no te dejan crear tu arte -que es básicamente en lo que consiste tu trabajo-. ¿Sabes lo que piensan los grupos jóvenes?: "Yo no necesito estar en una gran compañía, ¡que les jodan!"Simplemente se centran en trabajar solos y en ser ellos mismos, no necesitan a nadie, ni si quiera a la prensa. Y esto es fantástico, ¡es un momento emocionante en la música! [repite] Es emocionante para los músicos, pero no tanto para las grandes discográficas porque se quedan un poco más jodidas, básicamente, ¡jaja!

- ¿Definirías a tu grupo como independiente?

Nunca he hecho nada por dinero; antes de vender mi alma a las discográficas, trabajaría en un restaurante de comida rápida. Y por eso mi banda está aquí 25 años después, porque las decisiones que tomamos como grupo fueron para protegerlo, porque es lo que habíamos soñado desde que teníamos 17 años. Entonces pensábamos: "¡Dios! ¿Te imaginas poder estar tocando para siempre?"Eso es básicamente lo que hacemos ahora y lo que nos permite hacerlo es protegernos. A veces, ello te hace ganarte una mala reputación porque la gente puede pensar que somos complicados... o esto, o lo otro... pero necesitas proteger lo que amas. En ocasiones, la gente quiere tomar decisiones basadas en el momento, pensando en que te reportarán dinero o en que serán buenas para otras cosas. Eso es lo fácil. Pero nosotros hemos tomado decisiones sabiendo que tendríamos que cargar con ellas y trabajar para que funcionaran.

- Soy muy joven para haber conocido vuestra música en sus inicios, al igual que muchos otros. ¿Qué nos diríais a los jóvenes sobre vuestra música?

Yo defino nuestra música como "canciones". Las van a escuchar y les van a gustar o no, pero nunca podrán decir que no somos quienes clamamos ser.

- Entonces, ¿podrías decirme cómo describirías tú vuestra propia música en sólo una palabra?

¡Dios! Como escritora de canciones, para mí es una mierda tener que describir algo. Escribo canciones enredadas. Diría que son "agridulces". Mucho de lo que cuentan es fuerte, duro, pero el tono es elevado, feliz. Sí, definitivamente, nuestra música es agridulce, una especie de ying y yang.

- Cuando estás de gira con el grupo, ¿qué música escuchas? ¿Escuchas tus propias canciones?

¡Nunca! La mía la escucho cada noche. [Saca su móvil] A ver lo que tengo por aquí... mira, cualquier lista de reproducción: [...] es emocionante cuando tu hija ha estado jugando con tu móvil... ¡aquí están! Billy Boy Arnold, Charlie King, Robert Palmer, The Monkees, Amy Winehouse, Billie Holiday, Blondie, Bob Dylan, Calvin Harris, The Clash... Escucho de todo, me gusta la música.

- Creo que en un principio diseñaste tú el 'look' del grupo. ¿Por qué la apariencia es tan importante en la música?

Oh, siempre lo ha sido. La moda y la música siempre han ido de la mano, siempre. Sabes... el rock & roll era una revelación contra las normas impuestas. A los músicos siempre les ha gustado jugar con las cosas, mezclarlas... Yo visto como un hombre pero soy una mujer, y mi look se ha convertido en algo andrógeno. Y juego con ello; a veces puedo ser sexy, pero no como Rihanna. ¡No voy a enseñar mis pechos! Soy una mujer y quiere ser sexy, pero lo hago de la forma que considero que es correcta. Los músicos realmente jugamos con la sexualidad, con las imágenes icónicas, con lo que es importante para nosotros.

- ¿Qué piensas sobre este nuevo concepto de 'porn rock'? Lo intuyo, pero aún así quería preguntártelo.

Madonna lleva años haciéndolo. Ahora miro a Miley Cirus y recuerdo que mi hija de 11 años estaba viendo Hannah Montana. Ella no pudo parar de reír cuando vio lo que hace ahora y dijo que era sumamente estúpido que estuviera lamiendo un micrófono. Si mi hija de 11 años piensa que es gilipollas, entonces es gilipollas. Es muy triste pensarlo, porque Miley Cirus es muy buena cantante, pero la industria musical es así; ha sido una estrella de productos infantiles y ahora se está revelando de alguna manera contra los cánones. Por ejemplo, te diré que yo nunca, nunca, nunca [nunca] he trabajo con un fotógrafo que me dijera: "estás mejor así o de la otra manera". ¡Que les den a esos! Tomas la decisión como una mujer y decides si quieres coger ese camino o no. Yo nunca quise tomarlo porque no veía cuál era el objetivo. ¿Por qué tengo que desnudarme? En mi mente, eso no encajaba. Mi talento luce sobre todo eso y, sabes, mi voz es mejor que mi cuerpo, así que... ¡jaja! [ríe] Entonces, para mí esa nunca fue una opción. Pero Miley Cirus crecerá y, cuando tenga 80 años, dirá: "¡mierda!". Cuando éramos jóvenes, algunas chicas cometían errores y podían borrarlos, pero los errores que se cometan ahora ya no se podrán borrar,estarán ahí para siempre.

...hasta coronar el ben Nevis. Spiteri está dispuesta a sincerarse más que nunca con el público español.

- ¿La música te mantiene joven?

No tiene nada que ver con tu empleo. Cuando yo era joven, punky, solía pensar que era súper rebelde, pero realmente me preocupaba mucho el cómo pudiera verme la gente. Ahora, no le doy una mierda de importancia a lo que piensen; ahora [remarca] soy punky, y no lo que era antes. Ahora me da igual si gusto o no, si parece interesante lo que hago o no; todo eso me da igual. Me importa la gente por la que me preocupo. Por eso, cada cosa en la que pongo interés la hago para la gente que me rodea.

- ¿Qué conversación recuerdas como la más especial que has mantenido en toda tu vida, si es que recuerdas alguna?

La primera que me ha venido a la mente cuando me has hecho esta pregunta es la que mantuve con mi exmarido cuando tomé la decisión de divorciarme definitivamente y de que mi hija se vendría conmigo y vería a su padre los fines de semana. Esa es la decisión más importante que he tomado nunca.

- ¿Qué elemento no puede faltar en toda buena conversación?

Risa. La risa es lo más importante en la vida, a pesar de que algo esté muy mal. Sabes, cuando tengo estas conversaciones con mis amigos y pensamos si somos o no felices o qué vamos a hacer después, incluso cuando es una conversación muy triste, tiene que acabar con risa. Siempre hay que afrontar los problemas con una sonrisa.

Y así, con una sonrisa, nos despedimos. No sin antes guardar en nuestra memoria, y en la grabadora, ese inigualable acento escocés que ha marcado los recuerdos musicales de varias generaciones. Y, para hacer justicia a esta conversación agridulce pero asimismo digna de ser también recordada, no omitimos ni un solo detalle.