Pablo Heras-Casado, año I

El director de orquesta presenta su primera programación al frente del Festival de Música y Danza de Granada, que profundizará en la figura de Debussy al cumplirse el centenario de su muerte

El director del Festival, Pablo Heras-Casado, junto al diseñador Josep Molina/Efe
El director del Festival, Pablo Heras-Casado, junto al diseñador Josep Molina/Efe

El director de orquesta presenta su primera programación al frente del Festival de Música y Danza de Granada, que profundizará en la figura de Debussy al cumplirse el centenario de su muerte

“El éxito llega cuando las administraciones conjuntamente trabajan en lograrlo”, ha dicho el ministro Íñigo Méndez de Vigo en referencia al apoyo de las administraciones estatal, autonómica y local al Festival de Música y Danza de Granada y el gran logro que significa desde hace décadas este evento para la cultura española. “Mi experiencia de colaboración desde que estoy en el Ministerio con las autonomías ha sido excelente, sobre todo con Andalucía: ahí está el magnífico Museo de Málaga y, en menos de seis meses, podremos ya abrir el Centro de Lorca, con el traslado definitivo del legado de García Lorca a su ciudad”, ha avanzado el ministro, para quien esta nueva edición del Festival Internacional de Música y Danza de Granada tiene un significado especial al celebrarse al tiempo que el Año Europeo del Patrimonio Histórico, que tendrá su presentación el próximo 3 de febrero en Palencia. Heras-Casado da así el pistoletazo de salida a un Festival de vocación internacional, en una edición en la que no faltará la influencia de la música francesa con motivo del centenario de la muerte del compositor Claude Debussy y otras celebraciones.Han querido arropar al director de orquesta artistas como Jorge Drexler, Roció Márquez, Pepe Habichuela, José Carlos Martínez, director de la Compañía Nacional de Danza, así como los compositores Alfredo Aracil y José Mª Sánchez Verdú.

La 67 edición del Festival de Granada se celebrará entre el 22 de junio y el 8 de julio de 2018. Serán 17 días repletos de música y danza, repartidos en 26 espectáculos con programas únicos y de gran variedad. Se prestará especial atención a la música francesa, con un despliegue de grandes artistas del país galo y otras figuras de la música y de la danza internacionales. Se celebrarán los aniversarios de François Couperin y Claude Debussy, motivos de inspiración de buena parte de la programación que explora su poder de atracción, su legado e influencia en otros estilos; su gran poder de evocación. Se recordará la rica historia del Festival, de los Conciertos que se celebraban en la Alhambra, desde 1883.

José María Sánchez-Verdú estrenará Memoria del rojo, obra de inspiración alhambreña. La cantaora onubense Rocío Márquez y Jorge Drexler, se encuentran en un prometedor recital Aquellos puentes sutiles. El Teatro del Generalife acoge el estreno de la nueva versión de The prodigal son, del coreógrafo Simone Valastro, con música de Sergei Prokofiev, a cargo de las Estrellas y Solistas del Ballet de la Ópera de París. Se celebrarán conciertos sinfónicos a cargo de la prestigiosa orquesta francesa Les Siècles, con Pablo Heras-Casado y François-Xavier Roth, su fundador (obras de Debussy); la Orquesta Ciudad de Granada junto al tenor polaco Piotr Beczala será dirigida por Pablo Heras-Casado (obras parisinas de Mozart y Haydn, y otras sorpresas); la Orquesta Sinfónica del Teatro Mariinsky de San Petersburgo ofrecerá dos conciertos con su titular Valery Gergiev y la participación del violinista armeno Sergey Khachatryan (clásicos rusos en recuerdo a los Conciertos de la Alhambra de 1883), y la Philharmonia Orchestra junto a la mezzosoprano Michelle DeYoung, dirigidos por Esa-Pekka Salonen (obras de Beethoven y Wagner, guiño al pasado del Festival). Recitales con la soprano francesa Patricia Petibon; de piano y clave con dos virtuosos del teclado, Pierre-Laurent Aimard y Pierre Hantaï; del guitarrista Pablo Sáinz Villegas, del Dúo Daniel&Pablo Zapico, tiorba y guitarra barroca, del Cuarteto Quiroga, y las agrupaciones Ensemble Aedes, laReverdie, y Forma Antiqva , artistas en residencia.

En cuanto a música y danza se recordará algunas coreografías legendarias de los Ballets Russes, que visitaron Granada en 1918. Se volverán a ver en escena "L’après midi d’un faune", de Nijinsky-Debussy, o Le spectre de la rose, de Fokine-Prokofiev, entre otras, en una gala de Estrellas y Solistas del Ballet de la Ópera de París. El Royal Ballet Flanders, dirigido por el joven coreógrafo belga Sidi Larbi Cherkaoui, revisita grandes obras del repertorio como L’Oiseau de feu (El pájaro de fuego) de Stravinsky y Faun (sobre Preludio a la siesta de un fauno) de Debussy, junto a otra pieza de la coreógrafa norteamericana Martha Graham, considerada la madre de la danza moderna. La Compañía Nacional de Danza de José Carlos Martínez vuelve a Granada con su exitosa Carmen, en la puesta en escena del coreógrafo sueco Joahn Inger. La bailarina y coreógrafa granadina-parisina Blanca Li y la estrella del Ballet Bolshoï María Alexandrova presentan Diosas y Demonias. María Pagés traerá su último montaje Una oda al tiempo, coreografía flamenca sobre lo efímero, la permanencia y la eternidad. Más danza flamenca con el bailarín y coreógrafo granadino Manuel Liñán, Premio Nacional de Danza 2017 en la modalidad de Interpretación, que presenta Nómada junto a su compañía.

El flamenco se completa con los recitales de Pepe Habichuela y su sobrino Juan Habichuela ‘Nieto’, dos generaciones de arte y toque de guitarras, y el estreno de Rocío Márquez y Jorge Drexler, un recital de músicas de raíz (guajiras, milongas y vidalitas en sus idas y venidas por el Atlántico). El Teatro Giocco Vita presenta El pájaro de fuego dentro del Festival de los pequeños.

se circumstances.