Si quiere triunfar en el cine, aprenda matemáticas

Un estudio realizado por la Universidad Queen Mary de Londres ha encontrado una forma de predecir si un actor ha alcanzado el éxito de su carrera o si lo hará en un futuro

Russell Crowe, durante una escena de "Una mente maravillosa"

Un estudio realizado por la Universidad Queen Mary de Londres ha encontrado una forma de predecir si un actor ha alcanzado el éxito de su carrera o si lo hará en un futuro

Es frecuente la tendencia a separar entre arte y cifras. No es raro escuchar que, si eres de letras, no puedes ser de ciencias, y viceversa. Pero espectáculo y números no tienen por qué ir separados. ¿Cuántos minutos dura una película? ¿Cuántos años tardó este artista en pintar esta obra? ¿Cuántas butacas se han llenado esta tarde en el teatro? ¿Cuántos millones ha ganado en taquilla el gran estreno del año? Cuantificamos sin darnos cuenta -o queriendo- todo aquello que está relacionado con nuestro ocio. A veces hay necesidad de saber cuántas copias se ha vendido de un libro para entender así su grado de éxito o fracaso. ¿Best-seller? ¿Me gustará más que uno que apenas se ha vendido? Números y arte, de la mano, de forma diaria. Y así lo han demostrado unos matemáticos de la Universidad Queen Mary de Londres: a través de un estudio han encontrado una forma de predecir el éxito en la carrera de un actor.

El estudio, publicado en la revista “Nature communications”, se ha realizado a través de datos presentados por la plataforma Internet Movie Database (IMDb): las carreras de 1.512.472 actores y 896.029 actrices de todo el mundo, desde la primera película (en 1888) hasta 2016, se han estudiado para predecir y analizar la relación entre el éxito y la gran pantalla. Con esto, los matemáticos descubrieron que el año más productivo de un actor -entendiendo que éste corresponde al que más trabajos acreditados ha realizado- es hacia el comienzo de su carrera. Y fue a partir de pruebas y momentos claves de la carrera de cualquier artista cinematográfico lo que les permitió predecir a los matemáticos si este éxito ocurrió o no, con una precisión del 85%.

En definitiva, el estudio buscó precisar cuántos actores y actrices son capaces de mantenerse constantes en su trabajo y cuántos continúan hasta alcanzar el Oscar. De hecho, describe que la gran mayoría, en torno al 70%, tienen carreras que solo duran un año. Esto refuerza la idea de que es difícil triunfar en el cine. Que solo los mejores se reconocen. “Solo unos pocos elegidos tendrán la mano en el camino de la fama”, afirma Oliver Williams, uno de los autores del estudio, “aunque esto no es importante para la mayoría de actores y actrices, que simplemente buscan ganarse la vida”. Puede que el éxito no sea la alfombra roja, sino la capacidad de poder vivir a costa de la industria cinematográfica.

Durante esta investigación, agruparon las carreras estudiadas en función de dos grupos: con rachas “calientes” y “frías”. Esto hace alusión al hecho de que en un trabajo como el del actor de cine, no hay estabilidad ni ritmos constantes, teniendo en cuenta que en este ámbito laboral las tasas de desempleo rondan el 90%. Con esto, llegaron a la conclusión que incluso en este ámbito existe sesgo de género. Partiendo de que se tuvieron en cuenta menos carreras de actrices que de actores, los matemáticos concluyeron con que hay más probabilidad que sean los hombres, tras una racha fría, los que encuentren trabajo. Por su parte, la investigación explica que el año más productivo para una mujer es, a grandes rasgos, durante el comienzo de su carrera.

El enriquecimiento de la riqueza

La ciencia del éxito es cada vez más una realidad. Con este estudio como contribución, se han llegado a numerosas conclusiones que refinan el modelo de predicción del éxito. Los investigadores descubrieron, además, un fenómeno fundamental a la hora de calcular el total de empleos en la carrera de un actor o actriz: el enriquecimiento de la riqueza. Es decir, sea por cuestión comercial, de talento o de imagen, es más fácil que Brad Pitt o Leonardo DiCaprio obtengan el protagonismo en la nueva cinta de Quentin Tarantino ("Érase una vez en Hollywood") que otros artistas más desconocidos. Y esto que se lo digan a John Travolta, cuya fama que nació con "Fiebre del sábado noche"pudo renacer de las cenizas gracias a su papel en “Pulp Fiction”.

Por otro lado, el estudio trae otro concepto interesante: el “efecto de red”. Según éste, el éxito de un actor puede depender más de las circunstancias del momento que de su capacidad para actuar. A pesar de esta cuantificación del cine, el destino de cada actor en particular no está completamente definido. Tal como muestra el estudio, el éxito de aquellos actores con largas rachas frías que más tarde reaparecen son difíciles de predecir.