Svante Pääbo: «No lograremos recrear especies extintas»

Svante Pääbo, Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica, explica los avances y límites de la paleogenética

El biólogo sueco Svante Pääbo, durante la conferencia de prensa que ofreció hoy en Oviedo / Foto: Alberto R. Roldán
El biólogo sueco Svante Pääbo, durante la conferencia de prensa que ofreció hoy en Oviedo / Foto: Alberto R. Roldán

Svante Pääbo, uno de los fundadores de la paelogenética, trae consigo la vieja fantasía de recobrar vidas pasadas, de traer a nuestro tiempo animales y plantas que dejaron de formar parte del paisaje de la naturaleza hace décadas.

Svante Pääbo, uno de los fundadores de la paelogenética, trae consigo la vieja fantasía de recobrar vidas pasadas, de traer a nuestro tiempo animales y plantas que dejaron de formar parte del paisaje de la naturaleza hace décadas. En Oviedo, donde recibirá este viernes el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica, no cerró ninguna puerta a la imaginación, a aquellos que aún sueñan con diferentes parques jurásicos, pero, eso sí, mostró cierto escepticismo sobre la capacidad de que la ciencia un día pueda traducir a la realidad ciertas utopías literarias. “No creo que nunca podremos recrear especies completas. Porque es muy difícil lograr la ingeniería de las células madres, aunque en el futuro podríamos lograrlo. Pero hay otros asuntos. Sabemos que un tercio del genoma humano es repetitivo, pero de los fósiles está degradado y nos sabemos si procede de esta parte o de la otra. Se puede recurrir a la estadística, pero ya queda claro que desconocemos todos los aspectos del genoma y nunca los podremos saber completamente. Y para los humanos parece éticamente imposible recrear un hombre completo para resolver una curiosidad científica o decir a un adolescente por qué existe. No lograremos recrear especies extintas. Si tuviéramos células intactas, sí. Pero no desde el punto de vista arqueológico”. Pääbo, que está trabajando en el genoma de los neandertales y que ha estado en el yacimiento de Atapuerca para investigar el de sus ancestros, reconoció que desconoce en estos momentos dónde están los límites de la ciencia para retroceder en el tiempo y averiguar los aspectos genéticos de los seres vivos: “no lo sé. Antes pensaba que no podríamos ir más allá de los 10.000 años de antigüedad, pero ahora estamos investigando alrededor de los 400.000 años o, incluso 700.000 cuando se trata del caballo. No sé si rebasaremos el millón de años. Sobre todo se trata de un tema de tecnología. Pero no creo que vayamos a los siete millones, no llegaremos a los dinosaurios o los autralophitecus”. Sobre la extinción de los neandertales, Pääbo, que comentó que le “gustaría ver más científicos en las instituciones políticas”, aseguró que “conocemos que desaparecen cuando llega el hombre moderno, pero tenemos constancia de que durante 60.000 años, convivió con el Homo Sapiens en Oriente Medio. Todavía no podemos inferir qué sucedió. Pero no se extinguieron del todo. Parte de su genoma está en nosotros y esto no puede decir cosas sobre nosotros”.