Juan Diego Botto, el trozo más visible de los Max

Israel Galván logra tres premios en el apartado de danza. El actor fue el triunfador de una gala oscura y ruidosa

Juan Diego Botto, ayer en el Teatro Circo Price, recoge de Manuel Galiana uno de los cuatro Max que obtuvo su montaje
Juan Diego Botto, ayer en el Teatro Circo Price, recoge de Manuel Galiana uno de los cuatro Max que obtuvo su montaje

Un día después de las elecciones europeas, y aún con la resaca de la «Champions» instalada entre los madrileños, la XVII edición de los premios Max trataba de desperezar al respetable con una gala dirigida por Mariano de Paco que arrancó con plumas negras y blues «hardcore» interpretado por un «endemoniado» Jimmy Barnatán. Pero lo que parecía una obertura gamberra y cabaretera se convirtió a los 25 minutos de gala en una «jam session» permanente y cargante, y a la hora y media, en la confirmación de un tremendo desacierto, con un Barnatán convertido en la pista del Teatro Circo Price madrileño en una suerte de Javier Gurruchaga poseído cantando a todo volumen sin parar de principio a fin.

Por fortuna, no todo el protagonismo fue suyo. El triunfador de la noche fue un argentino de acento madrileño –o viceversa–, Juan Diego Botto, que con «Un trozo invisible de este mundo», un conjunto de piezas sobre la inmigración y el exilio, se llevó los premios de Espectáculo de Teatro, Autor Revelación y Actor, todos encarnados en su propia y reivindicativa figura, además del de Diseño de Iluminación para Valentín Álvarez. Cuatro de las seis manzanas enmascaradas a las que optaba en estos premios que concede la SGAE y que este año inauguraban sistema de votación: en las votaciones finales el cuerpo electoral ha sido sustituido por un jurado.

Derecho a las «rosas»

Emocionado, al recoger el primero de ellos, Botto cargó de contenido social y emocional su dedicatoria: «Hay mucha gente a la que le debo el premio, empezando por mis padres, que pelearon contra una dictadura»; no se olvidó de su madre –Cristina Rota subió a recibir el último premio con su hijo– ni de su pareja, «Olga Rodríguez, que me enseña cada día que el amor es revolucionario». Tampoco de su amigo y director del montaje, Sergio Peris-Mencheta –que también se unió a la fiesta final–, de su compañera de reparto, Astrid Jones, de su hermana, Nur Al Levi... Ni de Samba Martínez, la desgraciada protagonista de uno de los textos de «Un trozo invisible...». Con su segundo premio, reivindicó el derecho de la ciudadanía al arte y la cultura, a las «rosas», en definitiva, más allá de lo básico, del alimento y el hogar. Y en su coda final incidió en el esfuerzo del mundo del teatro español de hoy pese al 21% del IVA.

Entre los montajes con más candidaturas estaban también «Forests», un ajoblanco de textos de Shakespeare en el que la pimienta la ponía la música de Maika Makovski, que se llevó el Max a la mejor composición musical, uno de los dos –el otro fue el de Escenografía, para Rebecca Ringst– con los que se conformó la coproducción del BIT y el Birmingham Repertory Theatre Company, que optaba a cuatro. Sabor agridulce también para «Barcelona», historia de dos mujeres en una Ciudad Condal bajo asedio a cargo del Teatre Nacional de Catalunya: ganó el galardón de Autoría Teatral y el de mejor Actriz, pero se le escaparon otros tres. Dos se los llevó «El lindo Don Diego», Dirección, para Carles Alfaro –quien se llevaría también el de Adaptación, junto a Rodolf Sirera, por «L'Estranger»–, y Figurinista, María Araujo.

El innovador bailaor Israel Galván barrió en el apartado de danza con los tres premios a los que optaba «Lo real / Le rèel / The Real»: Mejor Espectáculo, Intérprete y Coreografía. La interpretación femenina fue para Eva Yerbabuena, por «¡Ay!». Y las decepciones para «Memòries d'una puça», de Sol Picó, que se volvió de vacío pese a sus cuatro candidaturas, y el triplete en blanco de «Afectos», de Rocío Molina. La gran ausente fue la bailarina y maestra María de Ávila, fallecida el pasado 27 de febrero y Max de Honor. El director del Ballet Nacional de España, Antonio Najarro, se lo entregó a su hija.

Fernando Bernués, de Tanttaka Teatroa –Mejor Empresa Privada–, reivindicó el esfuerzo que hoy en día realiza el sector teatral. Y Antonio Onetti, presidente de la Fundación SGAE, dedicó su discurso a ensalzar la belleza, la ironía, el humor y la música y recordó cómo en el asedio de Sarajevo los sitiadores intentaron destruir los teatros para aniquilar la moral del pueblo: «Por fortuna, nosotros no estamos en guerra, pero vivimos tiempos duros para la vida en general y la cultura en particular; pero en momentos de crisis el teatro se reinventa y sigue adelante», aseguró, «porque, a pesar de los recortes, del IVA cultural más alto de Europa y de la ausencia de un modelo alternativo de financiación, aquí seguimos, más vivos que nunca». Tuvo además palalabras para la recién creada Academia de las Artes Escénicas de España, muy presente en toda la gala, que nace, «sobre todo, para defender nuestra dignidad. ¡El espectáculo debe continuar». Sin duda. Pero antes, debe mejorar mucho.

La lista de los ganadores de la XVII edición de los Premios Max de las Artes Escénicas fallados esta noche -a los que se suman el de Honor y el de Contribución a las Artes Escénicas-, es la siguiente:

1.- Mejor Empresa o producción privada de artes escénicas:

- Tanttaka Teatroa

2.- Premio a la contribución a las artes escénicas

- Teatro Central de Sevilla

3.- Mejor autoría revelación

- Juan Diego Botto

4.- Mejor espectáculo revelación

-"The funamviolista"

5.- Mejor escenografía

- Rebecca Ringst

6.- Mejor figurinista

- María Araujo

7.- Mejor diseño de iluminación

- Valentín Alvárez

8.- Mejor composición musical para espectáculo escénico

- Maika Makovski

9.- Mejor intérprete masculino de danza

- Israel Galván

10.- Mejor intérprete femenina de danza

- Eva Yerbabuena

11.- Mejor coreografía

- Israel Galván

12.- Premio de Honor

- María de Ávila

13.- Mejor adaptación o versión teatral

- Carles Alfaro y Rodolf Sirera

14.- Mejor autoría teatral

- Pere Riera

15.- Mejor actor

- Juan Diego Botto

16.- Mejor actriz

- Emma Vilarasau

17.- Mejor dirección de escena

- Carles Alfaro

18.- Mejor espectáculo infantil

- El bosque Grimm

19.- Mejor espectáculo de danza

- "Lo real/Le reel/The real"

20.- Mejor espectáculo de teatro musical

- "La flauta mágica -Variaciones del Furbi-"

21.- Mejor espectáculo de teatro

- "Un trozo invisible de este mundo".