Cultura

«Linda vista»: La vida a los 50

Autora: Tracy Letts. Director: José Pascual. Intérpretes: Toni Cantó, Almudena Cid, Ylenia Baglietto, Emilio Buale, Alfonso Delgado, Ruth Gabriel y Nuria Herrero. Teatro Valle-Inclán (Sala Francisco Nieva). Madrid. Hasta el 27 de enero.

Publicidad

Es una suerte, para cualquier espectador que comparta sus gustos, como es el caso de quien escribe estas líneas, que el productor y adaptador Bernabé Rico tenga tantísimo interés en el teatro anglosajón de factura clásica. Gracias a él hemos podido ver representadas en España las últimas obras de David Mamet y, ahora, esta formidable pieza de Tracy Letts, a quien muchos conocerán aquí por su aplaudida «Agosto». Con correcto elenco en el que sobresale Nuria Herrero, y con el personaje de Wheeler (Toni Cantó) como eje de toda la acción, José Pascual dirige esta sólida función sobre un hombre separado que atraviesa la llamada crisis de los 50 y que se mueve en la vida, como todos, alternando proezas y desatinos. Si bien la trama no deja de ser bastante convencional –la obra cuenta las relaciones del personaje con una pareja de amigos y con varias mujeres que aparecen en su vida–, Letts utiliza el argumento para ir colocando a su protagonista, con extraordinaria elegancia y distanciamiento, haciendo equilibrios en la frágil tesitura que decanta cada una de las decisiones humanas hacia la sacrificada generosidad o hacia el puro egoísmo. En definitiva, «Linda vista» nos muestra con claridad y verosimilitud que entre el hombre que es más bueno que malo y el que es algo más malo que bueno solo hay una mínima diferencia a la hora de gestionar los numerosos errores que ambos acumulan por igual. Como todos los buenos dramaturgos que se manejan en este estilo realista, Letts logra definir perfectamente la psicología de los personajes por medio de unos diálogos –en la versión de Rico sujetos a un lenguaje algo retórico a veces– que resultan tanto más reveladores y hermosos cuanto menos pretenden serlo.