Teddy Bautista: «Quiero volver a la SGAE para renovarla en un año»

El que fuera presidente asegura que, si fuera reelegido, dejaría la institución cuando comenzara el juicio oral que tiene pendiente.

Bautista, ayer, en la SGAE

El que fuera presidente asegura que, si fuera reelegido, dejaría la institución cuando comenzara el juicio oral que tiene pendiente.

El que fuera presidente de la SGAE durante 16 años y de nuevo candidato a la presidencia de la entidad Eduardo «Teddy» Bautista presentó ayer a los medios las líneas maestras de sus aspiraciones. Y el mismo que capitaneó a la SGAE en los años más oscuros de su historia aseguró ayer que en un año «se pueden sentar las bases de la renovación y dejar pasar el relevo a la siguiente generación o candidato». Las especulaciones en torno a esta estrategia son múltiples (podrían beneficiar al presidente saliente José Miguel Fernández Sastrón, que no puede presentarse a la reelección por estatutos, pero sí podría regresar de esta manera) pero también están condicionadas por la delicada situación legal de Bautista, que, desde que hace siete años dimitiera de su cargo en una investigación por desvío de fondos sigue en espera de juicio oral. «Durante este tiempo he preferido permanecer al margen de la opinión pública porque yo no quiero que mi voz distraiga la labor de la justicia. Pero después de siete años sin juicio oral, creo que he cumplido con mi obligación ciudadana y no quiero caer en la espiral del silencio», dijo en una comparecencia cuajada de teorías sociológicas aplicables a la Sgae. «No puedo renunciar a mi existencia y naturaleza», añadió como razón para su regreso, que, dijo, también está motivado por las demandas de «medio centenar» de personas que le reclamaban un paso al frente. En todo caso, remarcó que cuando se produzca la apertura del juicio oral por el Caso Saga «aceleraría sus responsabilidades» para dejar su cargo en caso de tenerlo en SGAE. Bautista será uno de los 90 candidatos que se presentan a los comicios para elegir 39 puestos de la junta directiva, todo bajo un sistema de colegios que sigue siendo enrevesado y del que saldrá el presidente no en la votación del viernes, sino probablemente a mediados de noviembre.

Voto electrónico

Estas elecciones llegan precedidas de la retirada en bloque de una candidatura alternativa que protestaba por la no admisión del voto electrónico. «No se admitirá porque sería necesaria una tecnología de reconocimiento facial o de huella que no está disponible. Pero en las elecciones generales en este país y en los demás se vota de dos maneras: físicamente o por correo. Y esos dos sistemas de voto están plenamente disponibles. Yo lamento su retirada porque son necesarias muchas sensibilidades en la entidad», repuso Bautista a las críticas de la «oposición». Vuelve Teddy para salvar la SGAE.