Cultura

San Miguel

Ginés y Aguado le pellizcan la tarde a Morante

Marín y Pablo pasean un trofeo cada uno en la última de San Miguel; el de La Puebla sin suerte

SEVILLA, 25/09/2022. - El diestro Pablo Aguado da un pase con la muleta a su primer toro, durante la corrida de la Feria de San Miguel celebrada este domingo en la Plaza de la Maestranza de Sevilla. EFE/Raúl Caro
SEVILLA, 25/09/2022. - El diestro Pablo Aguado da un pase con la muleta a su primer toro, durante la corrida de la Feria de San Miguel celebrada este domingo en la Plaza de la Maestranza de Sevilla. EFE/Raúl CaroRaúl CaroEFE

Era el día después con uno de descanso entremedias. Ni soñado. La vuelta de Morante después de aquello... Lo del viernes, ¿recuerdan? Las ilusiones nos duraron lo mismo que la etiqueta que ponía Juan Pedro Domecq y la mala temporada del ganadero. El toro estaba flojo casi ya de salida. Nadie hizo lo más mínimo por cambiar el devenir de la historia y entonces, según lo previsto, el toro llegó a la muleta sin el menor ánimo, ni casta ni fuste ni nada que se le pareciera a lo bravo ni la faena tampoco nada que recordara a las glorias pasadas. Uno para olvidar.

Creímos que se repetiría en el segundo, por la falta de fuerza en los primeros tercios, pero el Juampedro tuvo fondo que sacar para quitarnos razón. Que gusto. El animal sí tuvo cosas buenas porque tomó el engaño por abajo, porque repitió y con duración. Es cierto que el toro pesaba por dentro, que se acostaba, pero la vida no es perfecta y la bravura tampoco. Gines Marín brindó al público, sabía él, e intercaló después muletazos con intensidad, porque su toreo la tiene, con otros en los que no llegó a apretar, más aliviado, cumplidor, pero sin reventar. Hubo de todo, pero siguió la estela que ha marcado este año de puntuar, sobre todo en las plazas de máxima categoría, y en ese todo gustó a la afición sevillana. La media le dio el trofeo. Y a Juampedro la tranquilidad de haber lidiado uno bueno.

SEVILLA, 25/09/2022. - El diestro Ginés Marín da un pase con la muleta a su segundo toro, durante la corrida de la Feria de San Miguel celebrada este domingo en la Plaza de la Maestranza de Sevilla. EFE/Raúl Caro
SEVILLA, 25/09/2022. - El diestro Ginés Marín da un pase con la muleta a su segundo toro, durante la corrida de la Feria de San Miguel celebrada este domingo en la Plaza de la Maestranza de Sevilla. EFE/Raúl CaroRaúl CaroEFE

Suavón fue el tercero, con ritmo y ese punto de sosería que Pablo Aguado suplió con su categoría máxima. Lo hace todo despacio, como si fuera fácil, irremediable. Cadencia absoluta que se derrama de sus muñecas, cadera, torería... Hubo que esperar al final, pero fue una preciosidad. Una pena que todo ocurriera allá en el tercio. Si sintieran cómo penaliza eso para el resto de la plaza en la manera de transitar por la faena se pensarían saltar esa barrera y mostrar la escena en los medios, sobre todo en este que es inmenso.

El cuarto nos tuvo en ascuas de principio a fin. Cantó pronto su mansedumbre y sus pocas ganas de emplearse en el capote, pero aún así mantuvimos la esperanza. Morante nos prendió la llama en todo momento con un imprevisible capote y una media que valía su peso en oro. No sabíamos lo que venía después. El toro humillaba un tris y al tras ya había derrotado por arriba no con maldad sino con desdén. (No era tarde para eso, pero a Morante nunca fue un torero al que le embistieran los toros. Eso ya lo sabemos. Será por aquello de no abusar...) El comienzo de faena tuvo una belleza tremenda, pero sin gloria después. No quiso emplearse “Mapaná” y cerraba el de La Puebla su quinta tarde en Sevilla. Su temporada de 100 sigue. Aguarda Madrid. La vida transcurre, sus faenas de leyenda perduran.

No tuvo clase el quinto, iba y venía por el diestro, pero sin acabar de hacerlo con claridad. Ginés Marín estuvo mucho delante de él, en línea y tirando de voluntad. Por el izquierdo le costaba más pasar.

Rabioso fue el sexto y ya lo hizo saber a las cuadrillas. También apretó en la muleta de Aguado. Más de una vez se le metió por dentro con peligro. El sevillano intentó buscarle las vueltas, que no eran fáciles. En un descuido podía tener premio (no de los buenos). Se justificó Aguado. La tarde llevaba el nombre de Morante. Desde el viernes. Ginés Marín y Aguado se la pellizcaron.

La ficha

Sevilla. Última de San Miguel. Toros de Juan Pedro Domecq, desiguales. El 1º, flojo y descastado; el 2º, con entrega y nobleza; el 3º, con ritmo, nobleza y falto de transmisión; el 4º, deslucido; el 5º, movilidad sin demasiada entrega; el 6º, complicado. Lleno

Morante, de grana y oro, estocada, descabello (silencio); estocada que hace guardia, descabello (silencio).

Ginés Marín, media estocada (oreja); dos pinchazos, dos dos pinchazos, estocada corta, (silencio).

Pablo Aguado, de rioja y oro, estocada trasera (oreja), estocada tendida (silencio).