Sección patrocinada por

Papel

Una «Lectura fácil» y de Premio

Cristina Morales gana el Herralde de Novela

La escritora granadina Cristina Morales / Efe
La escritora granadina Cristina Morales / Efe larazon

Cristina Morales gana el Herralde de Novela.

La escritora granadina Cristina Morales se alzó ayer con el Premio Herralde Novela, convocado por Editorial Anagrama, con «Lectura fácil». La obra es la que destacó entre las 445 presentadas en la edición de este año en la que quedó finalista «El sistema del tacto», de Alejandra Costamagna. La novela de Morales, premiada con 18.000 euros, fue respaldada por el jurado formado en esta edición por Rafael Arias, Gonzalo Pontón Gijón, Marta Sanz, Juan Pablo Villalobos y la editora Silvia Sesé.

«Lectura fácil» es una historia contada por cuatro voces femeninas – Marga, Nati, Patricia y Àngels–, primas entre ellas, y que tienen también en común padecer diversos grados de discapacidad intelectual y compartir un piso tutelado en una Barcelona mestiza y opresiva, la miama que es ciudad del paro, desahucios, mentiras, «okupas», la Plataforma de Afectados por la Hipoetca y los ateneos libertarios. Pese a que aparentemente este podría parecer el argumento de un drama, Morales ha optado por construir una historia que el jurado coincidió en definir como muy divertida.

El libro, según su autora, es «una novela sobre la Barcelona que me ha tocado vivir desde que me vine hace seis años. Lo que yo he vivido es reconfortable ver que puede ser trasladable a la sensibilidad de los demás». La escritora definió a sus protagonistas como «chanergas. Yo no tuve identidad hasta que me vine a Barcelona y me descubrí charnega».

La autora de «Los combatientes» y «Terroristas modernos» explicó que «una escribe para pasarlo bien», una afirmación que vino respaldada por la editora Silvia Sesé al decir de «Lectura fácil» que «tiene un humor vivo. Es una fiesta del lenguaje».

¿Por qué Morales ha escogido como sus cuatro protagonistas de esta «Lectura fácil» a mujeres discapacidad intelectual? ««La literatura ha dado poca cabida a voces protagónicas de este tipo y aunque existe tradición literaria en torno a la locura, no así a lo que los castellanos denominaban “el idiota” o “el tonto del pueblo”». A este respecto, la ganadora del Premio Herralde de Novela citó como sus principales referentes en este caso a Benjy de «El ruido y la furia» de William Faulkner o el Zacarías de «Los santos inocentes» de Miguel Delibes, personajes que «cuando han sido utilizados son vehículo para hacer crítica de clase».