Esquiadores llenarán las pistas y hoteles del Pirineo en Navidad y Fin de Año

Las estaciones de esquí catalanas se llenarán de esquiadores durante las próximas fiestas de Navidad y Fin de Año gracias a la cantidad de nieve y a las buenas perspectivas meteorológicas, lo que hace que los hoteles del Pirineo esperen una muy buena ocupación para estas fiestas.

El gerente de la Asociación Catalana de Estaciones de Esquí y de Montaña (Acem), Joaquim Alsina, ha explicado a Efe que, a diferencia de otros años en los que en estas fechas están sufriendo por si habrá nieve o no, ahora hay nieve en todas las estaciones y esta temporada los esquiadores han respondido muy bien, ya que sólo durante el reciente puente de la Constitución en Cataluña hubo más de 100.000 esquiadores.

"Estas vacaciones tenemos nieve en todas las estaciones, ha hecho frío y todos están muy animados", dice Alsina, con lo que esperan que todas las pistas estén llenas tanto en Navidad como en Fin de Año y en Reyes.

Según Alsina, las estaciones han preparado muchas actividades para estos días, como la de Masella que el viernes incorporó a su oferta el esquí nocturno, con un sistema de iluminación que cubrirá trece pistas y un total de diez kilómetros habilitados para esquiar de noche, los viernes y sábados entre las 18.30 y las 21.30 horas.

"Es la primera vez en el Pirineo que se abre tanta longitud de pistas iluminadas", ha explicado Alsina.

La temporada se está desarrollando hasta ahora de manera "extraordinaria"y Alsina pone como ejemplo que las estaciones de esquí nórdico nunca habían abierto sus instalaciones tan pronto, ya que el pasado día 5 de diciembre ya tenían esquiadores.

Alsina asegura que, pese a los buenos resultados de este año, la crisis se sigue notando y, por ejemplo, muchos apuestan por esquiar tres días y comer bocadillos en lugar de esquiar dos y comer en un restaurante.

El presidente de la Federación de Hostelería de Lleida, Juan Antonio Serrano, ha explicado a Efe que, en estas condiciones, prevén una muy buena ocupación en los hoteles cercanos a las estaciones de esquí durante todas las Navidades, que puede rondan el 90 o el 95 %.

Serrano ha asegurado que este año la gente ha reservado con más antelación, al estar seguros de que iban a tener nieve y a que el calendario de los días festivos permite poder hacer pequeñas vacaciones que la gente aprovecha para desplazarse.

El gerente de la Asociación de Hostelería de la Costa Brava, Martí Sabrià, ha señalado que el porcentaje de hoteles cerrados en la Costa Brava es muy alto, pero que los que están abiertos esperan una ocupación de entre el 50 y el 80 %.

Según Sabrià, hay un público "adicto a la Costa Brava", gente con cierto poder adquisitivo, que viaja en coche entre 300 y 400 kilómetros, por lo que los establecimientos reciben clientes tanto de Lyon, Burdeos o Marsella como de Zaragoza, País Vasco o Madrid.

Sabrià apunta que este año parece que la gente "está un poco más suelta en cuanto al gasto"y que ha retomado la idea de que hay ciertas fechas del año que hay que celebrar, por lo que, quizás, este año se superará la facturación del año pasado.

Las casas de turismo rural esperan lleno total para Fin de Año y una ocupación que rondará el 70 % en Navidad, según ha explicado la portavoz de Turalcat, confederación que promociona el turismo rural y el agroturismo en Cataluña, Monserrat Cubero.

Según Cubero, la crisis se nota más en la temporada media y baja, pero en las fechas señaladas, como Fin de Año, apenas se percibe y el lleno se sigue alcanzando.

Otro de los destinos estrellas de Fin de Año suele ser Barcelona, que precisamente para despedir el 2013 recupera la fiesta que pretende proyectar la marca de ciudad y que estará protagonizada por la Fura dels Baus.

Las agencias de viajes catalanas prevén que los franceses serán, por su proximidad, los extranjeros que más visiten Cataluña estas fiestas.