La Semana Santa más floja de los últimos años por la crisis y la lluvia

La crisis y el mal tiempo, con lluvias prácticamente en todo el país, le han jugado una mala pasada al sector turístico en esta Semana Santa, que se perfila como "la más floja con diferencia de los últimos cinco años"desde el punto de vista empresarial.

En estos momentos, cuando se inicia la parte más importante de las vacaciones de Semana Santa, la facturación de las agencias de viajes se encuentra un 12 % por debajo de la de un año antes, ha señalado a EFE, el presidente de la patronal UCAV, José Luis Prieto.

Dicha caída se debe tanto a la menor afluencia de turistas como a la bajada de los precios, a la que se han visto abocadas un año más las empresas turísticas para animar la demanda.

Según la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), la ocupación será estos cuatro días centrales de la Semana Santa inferior a la del año pasado, que fue del 75 %, y se situará en un 70 %.

La primera cadena hotelera española, Meliá Hotels International apunta a una bajada de la ocupación en sus establecimientos de un 10 % respecto al mismo período vacacional del 2012, aunque su vicepresidente y consejero delegado, Gabriel Escarrer, precisa que no se puede generalizar.

En este sentido, explica que en zonas donde hay más influencia del turismo internacional se está "capeando mejor"la caída de la demanda.

Por su parte, Prieto ha señalado que en algunos destinos españoles, como la Costa Blanca o la Costa del Sol, la ocupación hotelera está un 20 % por debajo del nivel de 2012, y también ha calificado de "muy flojas"las ventas en Baleares y Canarias.

Los hoteleros intentan contrarrestar la caída rebajando los precios, incluso en destinos habitualmente muy demandados en Semana Santa como por ejemplo Benidorm se pueden encontrar ofertas de hotel con pensión completa por 80 euros por día, aunque la ocupación en la zona está en torno a un 70 %.

Frente a una situación poco favorable de destinos de playa, hay algunos segmentos turísticos, como las estaciones de esquí o los cruceros, que van bastante bien durante estos días.