Punta de Este: El lado bohemio del glamour

El más célebre, el más deseado de los balnearios de América Latina. A Punta del Este en Uruguay le sobran los motivos para ser, también, el más glamuroso. Es el destino elegido por millonarios como el dueño de Facebook, Mark Zuckerberg, o estrellas de Rock como Bono de U2.

El punto de encuentro de sus dos playas clásicas, La Brava y La Mansa, marca el fin del Río de la Plata y desde allí se extiende el océano Atlántico. Una gran variedad, para todos los gustos, desde playas de agua calma hasta otras de oleaje fuerte buscadas por los "surfers". Eso sí, todas con arena suave, una infraestructura de gran calidad y seguridad.

Este es uno de los secretos de su éxito. A los millonarios les gusta exhibirse y Punta es el lugar perfecto para pasearse en un deportivo o arribar con un yate, sin tener el riesgo de ser secuestrado como ocurre en otros destinos paradisiacos del Caribe. Y es que ante todo, Punta del Este es un éxito del marketing, que ha sabido apuntar alto y atraer a los "new rich"de todo el continente pero en especial a esa clase emergente que prolifera en Brasil, deseosa de gastar sus reales en puerto seguro.

La arquitectura de la ciudad es otra de las razones que encontrarán los visitantes. La mezcla de antiguas construcciones coloniales con edificios modernos y las típicas casas de veraneo con torres y el puerto se suman a un clásico como la avenida Gorlero, que concentra el movimiento comercial y en la que se instalaron las grandes marcas de ropa, como Dior, Versace, Kenzo y Benetton. Otra calle imperdible es la 20, quizá el paseo de compras más sofisticado de Iberoamérica. Son siete calles de nombres internacionales de la moda y se lo conoce como "Rodeo Drive". En esa línea, el Hotel Conrad inaugurará un nuevo casino. Su nueva temporada arrancó con un recital de Ringo Starr y Natalie Cole.

A tan sólo 10 km del centro, si sigues la Ruta 10 llegarás a La Barra. La vida gira en torno a la playa de Bikini y Manantiales y también en la multitud de locales que pueblan sus arterias. Saborea la comida local en Cactus o en Fish Market, dos terrazas siempre llenas. Después visita alguna de las discotecas de la zona como Negroni.

Si continúas la Ruta 10 te encontraras con la joya de la corona, José Ignacio. Los atardeceres de este enclave son mágicos. Contempla este momento desde la piscina del Hotel Playa Vik y no te vayas sin tomar una copa junto al faro en La Huella, un lugar de moda que en verano suelen frecuentar personalidades como la cantante colombiana Shakira.

José Ignacio se trata del pueblo de pescadores más "top"del planeta, que ha salido conservar la belleza de su entorno sin caer en tentaciones horteras. Sus construcciones guardan una estricta armonía, sin grandes edificaciones ni discotecas. La tranquilidad es la norma, siempre con un toque rustico y bohemio.

Para alojarse las mejores opciones son las posadas. Una de las más recomendables es Posada Paradiso, definida por los huéspedes como una isla de tranquilidad.

Además tiene un restaurante donde preparan comidas exquisitas' como su curry, las pastas caseras o el pescado fresco del día. Los postres merecerían un capítulo aparte.

La cocinera Clo Dimet es la dueña de estos fogones. Fue discípula del chef argentino Francis Mallmann –aunque no le gusta alardear de ello-, y fue responsable durante seis años del reconocido restaurante Figueiras en San Pablo. Después de un largo viaje, que la llevó por destinos tan exóticos como la India, Dimet regresóa su faro y se instaló en la Posada Paradiso. En poco tiempo ha sabido posicionarse como una de las cocineras más prometedoras del Uruguay.

Pero José Ignacio necesitaba un evento que lo señalase también en el mapa gastronómico, al igual que ocurre con otros destinos de lujo como Aspen o Miami.

Refinados platos, la mejor bebida y un entorno natural deslumbrante. Esas son las características principales del Punta del Este Food & Wine Festival, una verdadera celebración de los sentidos.

La cuarta edición celebrada el pasado octubre, reunió a destacados chefs de Argentina, Brasil, Chile, España y Uruguay. Hoy arrancan por primera vez, con la "summer edition". Dos cenas únicas preparadas por los dos chefs de Nobu, uno de los restaurantes más laureados de New York.

Entre los escenarios de este festival se encuentra Susana. Este restaurante está casi sobre la arena, en una especie de "chiringuito"de madera con techo de paja y cañas, y cuenta con un bar que sirve cócteles de final de tarde. Otro ejemplo de cómo la sencillez puede atraer a "hispter pudientes"y en general, gente del buen vivir y el buen beber. Hedonistas con clase. Eso sí, tanta belleza solo tiene una contraindicación: No apta para todos los bolsillos.