Ciclismo

Los recuerdos de Rui Costa del Mundial de Florencia: “Pensé que no iba a alcanzar a Purito”

El ciclista portugués ha particicipado como invitado en el programa de ciclismo “La Montonera” de Eurosport

Rui Costa, protagonista en "La Montonera" de Eurosport
Rui Costa, protagonista en "La Montonera" de EurosportEurosport

Rui Costa fue el hombre que arrebató a Purito Rodríguez el sueño de ser campeón del mundo en Florencia en el año 2013. Aquel sigue siendo el gran triunfo de su carrera y las lágrimas de Joaquín en el podio, una imagen inolvidable.

Cuando me salí del grupo de Alejandro y Vincenzo, pensé que no iba a alcanzar a Purito. Apreté los dientes y lo di todo para llegar hasta él. Cuando logré darle caza, sabía que tenía 10 0 15 segundos para recuperar antes de encarar el esprint final. Recuerdo aquel día como un momento increíble”, reconoce el portugués en el programa “La Montonera” de Eurosport.

Desde entonces no ha vuelto a brillar a la misma altura, pero el portugués estaba ilusionado con su comienzo de temporada. “Es cierto que empecé bien el año y con muchas ganas. En Arabia Saudí creo que tuve un buen ritmo y reconozco que esperaba que para mí fuese mucho más duro al ser una de mis primeras carreras del año. La propia prueba era ideal para los sprinters, y poder ganar una etapa sin duda es muy especial para mí", reconoce.

“Es muy importante siempre intentar empezar bien. Buscas que todo el trabajo que has hecho se refleje y se traduzca también en resultados. No hay nada mejor para un deportista, de la disciplina que sea, que comenzar a competir con buenos resultados. Después de este periodo, habrá que ver el estado en el que lleguemos todos en el regreso de la competición”, afirma.

Después llegó el confinamiento obligado, algo que pudo tomarse de manera más relajada con la sensación del deber cumplido. “Afrontar este encierro habiendo ganado en competición oficial me ha ayudado mucho sobre todo mentalmente. Han sido días muy complicados al estar encerrados en casa sin poder salir ni hacer absolutamente nada. Una de las peores cosas ha sido la incertidumbre de no saber qué pasaría con lo que queda de año. Afortunadamente ya tenemos algo de seguridad de cara a los próximos meses y eso permite una preparación mucho mejor”, asegura.

Rui Costa volverá a competir cuando se retome la actividad en la Strade Bianche, una carrera muy especial con la que comenzará la segunda parte del curso que puede acabar en la Vuelta. “Dentro del equipo lo hemos valorado y hemos decidido que vamos a comenzar en la Strade Bianche, para luego ir a Polonia y después afrontar Las Clásicas. Las fechas lógicamente son diferentes a las de otros años y hay que elegir bien cada carrera. Además, es muy posible que este año acuda a La Vuelta".

El triunfo en Arabia Saudí le devolvió la confianza. ‘’En ocasiones no es sencillo coger el punto que necesitas para estar al 100% cuando quieres. Antes de esa carrera, pasé mucho tiempo sin ganar nada. Pero siempre estuve tranquilo y confiando en que mi trabajo estaba siendo el adecuado. De todos modos, en cada carrera, siempre hay 10 o 15 corredores disputando la prueba a un nivel altísimo, y con una diferencia mínima entre todos. En mi caso lo que tengo que hacer es pensar y trabajar igual que para esa primera carrera y lo demás ya lo iremos viendo", explica.

Durante el confinamiento, Rui Costa ha podido entrenarse en el gimnasio. “Es algo que no suelo explotar mucho durante la temporada. He optado por entrenar bastante con material de gimnasio para ayudar de todas las maneras posibles a que mi preparación fuese la mejor de cara al regreso a la competición. Influye también en querer hacer siempre cosas diferentes y no ceñirte solo a estar todos los días sobre el rodillo”, dice.

Los ciclistas tienen que aprovechar todas las posibilidades para ponerse en forma. La competencia crece en el pelotón y no es sencillo coger el ritmo. “El nivel de todos los ciclistas ha aumentado una barbaridad en los últimos años. Los equipos, los medios para entrenar, la tecnología…todo ayuda a que el nivel de competición que se ve en carrera sea el que es. También, por eso, da la sensación de que todos competimos de una manera muy similar o que estamos en estados de forma muy parecidos. Ahora más que nunca, cualquier detalle puede decantar una carrera”, asume.

Esos detalles ayudan a la explosión temprana de ciclistas cada vez más precoces. “Los jóvenes también ven cómo esos avances les benefician. Hoy en día están mucho más preparados y pueden explotar mucho más pronto. Recuerdo tener 18 o 20 años y no disponer de un preparador. Es la realidad, y hoy en día los medios afortunadamente pueden llegar a los más veteranos, pero también a todos los jóvenes”, asegura Rui Costa.

La experiencia dicen que es un grado, pero si uno de estos jóvenes como Bernal, Evenepoel o Pogačar cuenta con compañeros que sepan aconsejarles y apoyarles, pueden plantar cara a quien se les ponga por delante”, advierte.