La elegante despedida de Arthur del Barcelona

Se va a la Juve tras no haber podido triunfar en el equipo azulgrana

Arthur, durante el partido que este año jugó con el Barcelona en el Bernabéu
Arthur, durante el partido que este año jugó con el Barcelona en el BernabéuLa Razón (Custom Credit)Oscar J. Barroso / AFP7 / Europa

Arthur llegó al Barcelona en el verano de 2018 destinado a ser una especie de Xavi o Iniesta, jugadores a los que admira e incluso a los que copió alguno de sus movimientos. Pero la historia de “amor” que parecía destinada a funcionar no lo ha hecho. Dos años después se va sin haber logrado triunfar, sin hacerse un hueco como titular. Ha disputado 72 partidos en los que ha marcado 4 goles y ha repartido 6 asistencias y su final ha sido esperpéntico. Fichó por la Juve con la Liga en juego (también es verdad que las circunstancias por el coronavirus eran especiales), no contó en ese final de campeonato y no se incorporó con el grupo para disputar la Champions. Se rebeló, y cuando volvió a la Ciudad Condal no pudo entrar al Camp Nou a ver el duelo de octavos contra el Nápoles porque no tenía el resultado del PCR. Un desastre, en definitiva, pero el brasileño ha querido dejar un buen sabor de boca y ha colgado en sus redes sociales un vídeo de agradecimiento en el que va diciendo lo siguiente: “Despedirse siempre es difícil, pero más aún dejando atrás un lugar que ya es mi casa. Una ciudad increíble que se queda para siempre en mi corazón, donde todos me acogieron como un catalán más, me descubrieron una nueva cultura, y me ayudaron a crecer como jugador y, sobre todo, como persona. Me despido de un grupo de futbolistas impresionantes; me siento muy afortunado de haber jugado junto a ellos, pero sobre todo agradecidos por su apoyo como amigos, personas con un corazón enorme; y de una afición que me conquistó desde el primer día, me llenó de orgullo de ser culé y de defender uno de los escudos más importantes del mundo. Me mostraron un cariño y un respeto que nunca olvidaré. Hoy me toca decir adiós, pero me guardo un pedazo de todo lo que he vivido para siempre en mi corazón. Gracias por todo, Barcelona”.