Real Madrid

El primer gran día de Raúl

El mito blanco entrena al juvenil del Real Madrid que puede ganar hoy su primera Youth League

Raúl, en el banquillo del filial
Raúl, en el banquillo del filial

Raúl no era un portento físico y tampoco derrochaba talento. Pero conocía sus limitaciones y sabía que el trabajo podía ser la base de todo. Raúl llegó al éxito desde la cantera al primer equipo y ahora, desde la cantera, entrena a los jóvenes a ser Raúl, les enseña lo que es el Real Madrid y cómo se tiene que jugar al fútbol cuando uno se pone esa camiseta: «Cuando defiendes bien puedes atacar también. El equipo lo ha entendido y contra el Inter hicimos algo parecido. Es importante que los chicos se adapten a diferentes formas de jugar. Dentro de un partido hay diferentes partidos. Cuando tienes el balón hay que intentar materializarlo en goles o en ocasiones, y cuando no lo tienes toca sufrir y defender», decía el entrenador del juvenil del Real Madrid, que va a luchar hoy contra el Benfica (18:00 / Movistar Liga de Campeones) por ganar la Youth League, la Champions juvenil. Es su primer gran día como entrenador.

Como la Champions, la competición juvenil acaba en estas extrañas fechas de agosto y el entrenador de la pasada temporada, Poyatos, ya se había marchado a Turquía, a seguir creciendo como entrenador. En el Real Madrid pensaron que no había nadie mejor que Raúl para coger a un grupo de jugadores que le pueden ser útiles después para su Castilla. «El club decidió que como iba a ser muy corto era el candidato para llegar a estos chicos. Para mí fue una grata sorpresa», aseguró Raúl.

El Real Madrid ha eliminado a la Juve, al Inter y al Salzsburgo y en la final le espera el Benfica y Raúl teme que el cansancio de los suyos pueda jugar en su contra: «El Benfica también ha demostrado mucho potencial y va a ser un gran partido. Espero que la gente disfrute de un encuentro con dos clubes con mucha historia y con buenos jugadores sobre el césped. Llevábamos meses sin competir y en pocos días vamos a jugar cuatro partidos», explicaba el gran ex capitán blanco.

Porque al Raúl entrenador, como el Raúl futbolista, hay una cosa que no negocia de ninguna manera: el compromiso en el campo. Es lo que le pide a sus hombres, por encima de todo y confía en que la calidad, después se imponga. Como sucede con Zidane en el primer equipo, que una leyenda te pida trabajo y esfuerzo es casi imposible de desobedecer.

Su primera temporada en el banquillo del filial blanco es complicada de juzgar. Ha sido todo tan atípico, ha acabado todo tan pronto, que no se puede medir a Raúl aún como entrenador. Cuando termine la Youth League volverá a coger los mandos del primer filial blanco para intentar llevarlo a los puestos de ascenso de Segunda B.

Pero desde que decidió hacerse entrenador y empezó en los banquillos de la cantera blanca, está claro que su futuro, antes o después, va a estar ligado al primer equipo del conjunto blanco. Raúl está siguiendo los pasos de Zidane: el francés tuvo el gusanillo de entrenador más tarde y como ha hecho Raúl, no quiso empezar en la élite. Ambos son conscientes de que la carrera de entrenador, como la de futbolista, necesita ir haciéndose, pasar una serie de etapas.

Raúl está quemando ya las suyas. El partido de hoy contra el Benfica puede confirmar, con la primera Youth League del club blanco, que el entrenador que todos ven para el primer equipo está casi listo.