El provechoso confinamiento de Garbiñe

La ex número uno del mundo ya está en octavos de Roma. Derrotó por 7-6, 3-6 y 6-3 a la estadounidense de 16 años Coco Gauff

Garbiñe Muguruza avanza con paso firme en Roma. Ya está en octavos después de deshacerse de la estadounidense de 16 años Coco Gauff. La ex número del mundo necesitó tres sets (7-6, 3-6 y 6-3) y 2 horas y 27 minutos para colarse entre las 16 mejores en su primer torneo del año sobre tierra batida. Ahora llega la rusa Kasatkina, la número 74 del mundo y que está entrenada por el español Carlos Martínez Comet. Garbiñe es favorita y la amenaza en su parte del cuadro es la rumana Halep. “Sólo estoy pensando en salir de Roma, espero, con un trofeo o jugando los máximos partidos posibles. El US Open fue breve para mí. Que no haya aficionados lo hace un poco más complicado para mí, pero trato de jugar cada partido como si fuera el último”, asegura.

El año de Garbiñe está marcado, como la sucede desde hace tiempo, por los altibajos. En todos los torneos antes del parón por el coronavirus fue al menos cuartofinalista. Y en el Abierto de Australia cayó en la final precisamente ante Halep. Su reaparición en el Open USA no estuvo al nivel deseado, ya que se despidió en la segunda ronda. Pero en Roma se está sintiendo comoda. Abrió el torneo superando a Stephens y ante Gauff también manejo el partido con relativa autoridad. Garbiñe cree que el parón por la pandemia mundial la sentó bien: “Creo que vino en un buen momento para mí; aunque tenísticamente fue difícil. Fue bueno en otros aspectos, así que lo aprecié mucho, la verdad. Me pasé toda la cuarentena en Ginebra”.

El atípico calendario de la temporada no ha alterado sus costumbres. “No ha cambiado mucho mi preparación. En cuanto al juego, no. Hacía mucho tiempo que no jugaba en tierra en septiembre, pero cuando era joven, pasé años sin jugar en pistas rápidas, sólo jugaba en tierra. Crecí en esta superficie, para mí es común jugar en cualquier momento del año en tierra, aunque en la última década es raro no jugar tierra hasta septiembre”, comenta.