Balón de Oro, drogas y corrupción política: la historia del hombre que enseñó a cabecear a Cristiano

Mario Jardel fue un tremendo goleador que hoy estaría al nivel de Messi, Ronaldo o Mbappé y valdría más de 150 millones

Mario Jardel y Cristiano Ronaldo
Mario Jardel y Cristiano RonaldoArchivoLa Razon

El portugués Cristiano Ronaldo, astro de la Juventus, tiene muchas virtudes futbolísticas pero una de ellas, sin duda, es su forma de elevarse y cabecear de cabeza. No obstante hasta el pasado mes de enero ostentaba el récord de salto tras elevarse en un exhuberante remate de cabeza para dar la victoria a la Juventus en el feudo de la Sampdoria. Según las mediciones de Sky Sports Italia, que emitía el partido en directo, Cristiano despegó los pies del suelo 71 centímetros e impactó con el balón a una altura de 2,56 metros. Esta marca fue superada por el Bevis Mugabi, futbolista ugandés que milita en el Motherwell de la segunda división escocesa. El central de 1,87 metros de altura elevó su figura hasta la impresionante cifra de 2,62 metros antes de marcar de cabeza el segundo gol de su equipo ante el el Ross County.

Pero ¿Quién enseñó a Cristiano a cabecear así?. Las crónicas deportivas cuentan que el maestro del astro luso fue Mario Jardel. El exfutbolista brasileño formaba parte de la elite futbolística en los 2000. Tremendo rematador, famosos por sus goles de cabeza, si hoy estuviera en activo valdría entre 150 y 200 millones y se codearía con Messi, Mbappé o CR7. Estuvo nominado al Balón de Oro en el 2000, fue máximo goleador de la Copa Libertadores 1995 con Gremio, le ganó al Real Madrid la Supercopa de Europa y le enseñó a cabecear a Cristiano Ronaldo pero su carrera se hundió tras los excesos y el consumo de droga.

Equipos de Brasil, Portugal y Turquía fueron los que pudieron disfrutarlo en su rol de goleador implacable. Hasta que dejó Sporting de Lisboa, en 2003, había anotado 352 goles en 13 años. Luego, apenas 18 en 7, hasta su retiro en en el Al-Taawon de Arabia Saudita. Fueron 12 clubes en sus épocas de debacle, en las que los excesos, las drogas, la noche y la depresión minaron su carrera.

“Fueron de ocho a nueve años en los que caminé en un mundo muy cruel”, contó en una entrevista con Globo Esporte. “Si estuviera activo en la actualidad valdría entre 150 y 200 millones de euros. Creo que hice historia, soy único. Y lo digo con humildad. Lewandowski es el único jugador que marca 55 o 60 goles al año y yo lo hice durante seis o siete años seguidos”, declaró.

En 1999 fue Bota de Oro con 36 tantos. En el 2000 resultó nominado para el Balón de Oro, galardón que se llevó el portugués Luis Figo. Compartió candidatura con nombres de la talla de Zinedine Zidane, Thierry Henry, Gabriel Batistuta, Rivaldo y Raúl. Estaba en la cima. Despertó el interés del Barcelona; también el Galatasaray. Eligió Turquía, donde mantuvo el romance con el gol marcando : 34 tantos en 43 partidos. Dos de ellos sirvieron para que su equipo venciera al Real Madrid en la final de la Supercopa de Europa del 2000, disputada en Mónaco.

Tutor de Cristiano

De Galatasaray pasó al Sporting de Lisboa, otra vez Portugal, donde ya era leyenda: 67 tantos en 62 encuentros. Dos vueltas olímpicas. Otra Bota de Oro, en 2002. Y el rol de ser tutor de Cristiano Ronaldo. Cuentan los que le conocieron en Portugal que Cristiano aprendió de Súper Mario los secretos para elevarse y cabecear de la manera en que lo hace hoy. “No es una exageración”, afirma. “Ciertamente aprendió mucho de mí. Y gané mucho menos dinero que ellos hoy. Pero aprendió mucho. Si tienes la oportunidad de preguntarle a Cristiano Ronaldo si recuerda a Jardel en el entrenamiento, te dirá que sí. Si dice que no, estará mintiendo”, contó en la citada entrevista.

A partir de ahí pasó por diferentes equipos pero su adicción a las drogas hicieron que no cuajara en ninguno. “Entré en ese mundo por curiosidad cuando jugaba en clubes de Europa. Conocí a unas personas y me ofrecieron cocaína. Comencé a consumirla con regularidad cuando estaba de vacaciones porque durante la competición tenía controles antidoping. Es uno de los problemas del fútbol. Tienes mucho dinero y existen muchas trampas, amistades, tentaciones y curiosidades”.

Diputado juzgado por corrupción política

Tras retirarse de fútbol entró en política pero la experiencia no fue mucho mejor. El 22 de diciembre de 2016 fue despojado de su mandato como diputado regional del estado de Río Grande do Sul tras protagonizar un escándalo de corrupción. Fue acusado por asociación para delinquir, malversación de fondos públicos, extorsión y falsificación de documentos.

En su Fortaleza natal y en la Iglesia, confesó que encontró la salida. “Estaba tomando muchos medicamentos para la depresión y comencé a buscar la Iglesia. Cada uno tiene su religión y hay que respetarla. Mi esposa, Sandra, también me ayudó mucho. Es una lucha. No es fácil. Es una vida nueva, sin beber, sin drogas”, relató.

El pasado mes de enero, la humilde Unión Serpense de Portugal anunció su fichaje como “coordinador de formación”, desde donde busca comenzar su nueva vida.