Fútbol

Miguel Gutiérrez se estrena con una asistencia de cuchara a lo Raúl González

El canterano hizo que nadie echara de menos a Marcelo y, en el otro costado, Marvin también dio un pase de gol a Rodrygo en el 0-2

Miguel Gutiérrez jugó su primer partido como titular con el Real Madrid
Miguel Gutiérrez jugó su primer partido como titular con el Real MadridAFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

Hay debutantes que llevan el descaro en los tatuajes y el peinado y hay otros que lo muestran con su fútbol. Y eso es lo que hizo Miguel Gutiérrez en su primer partido como titular con el Real Madrid. El chico de Pinto no luce la piel pintada ni un flequillo gigante. Ni gomina utiliza, pero ni falta que le hace. Su aparición en un partido en el que su equipo se jugaba la Liga fue espectacular: dando la asistencia del primer gol y no una cualquiera. Por el destinatario, un mito como Modric, y por la manera de hacerla, con una cuchara, levantando el balón por encima de los defensas, en una maniobra técnica que recuerda a la que utilizó muchas veces Raúl González, su entrenador en los juveniles. Con 19 años hizo que nadie se acordara de Marcelo, que se quedó fuera de la convocatoria con molestias aunque sin estar lesionado y tras una decisión algo extraña, ya que no hay parte médico.

Su aparición explica muchas cosas que podrían estar ocultas en los entrenamientos diarios en Valdebebas: una de ellas es la decisión del club de, por el momento, dejar marchar a Reguilón al Tottenham. Algunos podían pensar que se trataba de un fe ciega en la longevidad de Marcelo, aunque en realidad es que los que están dentro sabían que Miguel habla poco pero juega mucho y bien.

Su asistencia abrió el marcador y la del otro «niño» dio inicio al 0-2. Marvin Park se fue lesionado en el muslo, pero antes peleó un balón que le dejó a Rodrygo para que el brasileño cabalgase hacia el gol. «Estamos muy contentos, el que ellos estén aquí es el trabajo de muchos profesionales en la ciudad Real Madrid. Los chicos verán que dos que empezaron allí están defendiendo al equipo hoy aquí. Este año los canteranos nos han ayudado mucho», se felicitaba Emilio Butragueño, que ahora es directivo del club, pero en su día fue uno de esos «niños» que llegaba para echar una mano.