Fútbol

Así es la selección de Luis Enrique

España afronta la Eurocopa con muchas incógnitas. Una generación se despide, la que lo ganó todo, y la selección se renueva

Luis Enrique da instrucciones a sus jugadores en un entrenamiento
Luis Enrique da instrucciones a sus jugadores en un entrenamientoJuan Carlos HidalgoEFE

España afronta la Eurocopa sin saber muy bien cuál es su lugar y cuáles son sus futbolistas. La mezcla de veteranía y juventud que había armado el seleccionador, Luis Enrique, se desvaneció un poco con el positivo de Sergio Busquets. De repente, todo son dudas e incertidumbre, aunque desde el principio en la selección se intenta transmitir tranquilidad y normalidad.

La selección echaba de menos a Sergio Ramos y ahora ya no sabe a quién tiene que echar de menos. Apenas quedan conexiones con aquel equipo que lo ganó todo, con la selección que fue capaz de unir a un país y que convirtió la bandera en una herramienta de unión y no en un arma de división.

Cuando España era Iniesta todo era más sencillo. Luis Enrique ha tratado de devolver la ilusión con una convocatoria joven, como la que compuso Luis Aragonés para el Mundial de 2006. Había un nacionalizado, también. Hoy es Laporte; hace quince años era Pernía. Aquella fase final fue el primer gran torneo de Sergio Ramos y éste es el primero que se pierde desde entonces.

El círculo se cierra y la vida parece mandar un aviso de que ya no somos los que éramos con el positivo de Busquets. Sin el jugador del Barcelona en el debut ante Suecia es posible que no haya ningún ganador del Mundial en la alineación de España por primera vez desde 2010. La alineación de España ya no se recita de carrerilla, como en los viejos tiempos.

La portería

De Gea era el sucesor designado de Iker Casillas, pero el fútbol se enreda por caminos imprevistos. Era uno de los que Luis Enrique defendía en sus primeros tiempos en la selección como parte de ese pasillo de seguridad del que hablaba Luis Aragonés. De Gea, Sergio Ramos y Busquets. Y es posible que ninguno de ellos esté en el estreno de la Eurocopa el lunes.

Unai Simón ha sido el portero titular en los últimos siete partidos de la selección –descontado el amistoso contra Lituania–, pero no acaba de ofrecer síntomas de seguridad. Luis Enrique lo defiende, como hace siempre con sus jugadores. «Me gusta su personalidad. Un error no le va a condicionar para la siguiente jugada», explicaba el seleccionador después del partido contra Portugal.

Robert Sánchez partía como el tercero, pero con posibilidades de ser el primero. La suplencia de Kepa en el Chelsea le abrió las puertas de la selección. Aún no ha debutado con la selección y las circunstancias parecen estar en su contra. Iba a estrenarse contra Portugal, pero las molestias de un compañero obligaron a Luis Enrique a hacer el último cambio antes de que el portero del Brighton pudiera saltar al campo. El amistoso contra Lituania era su oportunidad, pero el confinamiento forzoso obligó a que lo jugaran los sub’21. Han debutado antes Álvaro Fernández y Josep Martínez en la portería de España que él.

La defensa

España jugará la Eurocopa con una defensa nueva. Para Luis Enrique, Marcos Llorente es lateral derecho y así jugó contra Portugal. Es una posición extraña para él, en la que sólo ha jugado algunos momentos en el Atlético de Madrid y en los partidos con la selección. Hay escasez en el costado derecho de la defensa, que el seleccionador tiene que construir prácticamente a partir de cero. Si antes se buscaba un socio para Sergio Ramos, ahora que parece que se ha asentado Pau Torres se busca un socio para el defensa del Villarreal. Eric García ha jugado poco esta temporada con el Manchester City porque ya se había comprometido con el Barcelona para el próximo curso, pero tiene el reconocimiento de Guardiola y la confianza de Luis Enrique. Laporte acaba de llegar con su pasaporte nuevo debajo del brazo. A España no le sobran centrales y la escasez hizo que debutara formando pareja con Pau Torres. Dos centrales zurdos, una combinación extraña, pero posible. En el lateral izquierdo Jordi Alba ha pasado de ser ignorado por Luis Enrique a ser el capitán de la selección en ausencia de Sergio Busquets.

El centro del campo

El positivo de Busquets despeja el camino para que Rodri tome definitivamente el mando de la selección. El centrocampista del City es el relevo natural del capitán con el que se alterna desde hace tiempo. Algo parecido a lo que sucedió con Casillas y De Gea. La dulce transición de la que hablaba Vicente del Bosque se puede precipitar en este torneo.

A su lado habrá dos interiores. Thiago viene de un mal año en el Liverpool, no ha terminado de adaptarse al ida y vuelta del fútbol inglés. Demasiado físico para él. Lo contrario de lo que sucede con Koke, que ha recuperado su mejor nivel para liderar al Atlético en el año en que ha vuelto a ser campeón. Pedri y Fabián son las otras alternativas, aunque al canario se le ha hecho larga la temporada físicamente.

La delantera

El gol es el principal problema de España. La goleada a Alemania fue una excepción y a la Roja le cuesta acertar con el remate. Morata es el «9» en el que confía Luis Enrique. No le afectan las críticas que recibe el delantero de la Juventus ni su falta de acierto en el partido contra Portugal. Gerard Moreno es la otra opción, el máximo goleador español de la Liga. Ya ha demostrado que responde en los grandes partidos –marcó en la final de la Liga Europa– y es compatible con Morata. Para los extremos, el último descubrimiento del seleccionador es Sarabia. El delantero del PSG respondió contra Portugal y tiene un hueco en la alineación.