España se complica contra Bosnia y Casado la saca del lío

Acabó ganando con una ventaja relativamente cómoda (28-24) que no explica lo que fue el partido

Agustín Casado lanza a portería ante la oposición de la defensa bosnia
Agustín Casado lanza a portería ante la oposición de la defensa bosnia FOTO: RADOVAN STOKLASA REUTERS

Tuvieron que pasar 49 minutos para que España pudiera ponerse por delante en el marcador por primera vez en el que en apariencia era el partido más sencillo de la primera fase para la selección. Agustín Casado ya había conseguido el empate a 22 y marcó también el 22-23 que ponía en ventaja a España.

A partir de ahí todo fue más sencillo. Bosnia, que ya había perdido los dos partidos anteriores, se dio por vencida y relajó la oposición a los ataques españoles. Llegaron los goles con mucha más facilidad hasta dejar el marcador final en un 24-28 que nada tiene que ver con el desarrollo del partido hasta los minutos finales.

Le costó a España llegar ahí. En defensa mostraba fragilidad para contener los ataques de los bosnios, especialmente de Karacic, que terminó el partido con seis goles. Sergey Hernández, el joven portero que se estrenaba en el campeonato, quedaba bastante desprotegido. El gol que marcó en un lanzamiento desde su campo sin portero rival en los primeros minutos parecía anunciarle un partido mucho más placentero del que tuvo. Fue Corrales el que se quedó fuera de la convocatoria y Gonzalo Pérez de Vargas el que le ayudaba saliendo del banquillo.

En ataque tampoco estaba afortunada la selección española y Antonio García desperdició un lanzamiento de siete metros en la que era la primera oportunidad para ponerse por delante en el marcador cuando estaba 20-20.

Pero después de que Agustín Casado consiguiera dar la primera ventaja a España se desató el ataque español de la mano de Gurbindo, Sánchez-Migallón y Chema Márquez.

Pero la aportación más productiva en el ataque de la selección fue la de Agustín Casado, que añadió en los últimos minutos un gol más a esos dos que habían puesto a España por delante y que terminó con siete el partido.

Casado es uno de los jóvenes de la selección española, uno de los jugadores que han tomado el relevo de los veteranos que se marcharon después de los Juegos y que llevaron a España a ganar dos Europeos consecutivos y a la medalla de bronce en los pasados Juegos de Tokio.

Con él al mando, España consiguió enderezar un partido que le había nacido torcido y que le permite terminar la primera fase como campeona de grupo con tres victorias. España sigue siendo intocable en el continente, aunque muchos de los veteranos que hicieron historia hayan desaparecido del equipo.