3-1 El Mónaco apea al City en octavos, los primeros sin Guardiola

El Mónaco echa al City. Primera vez que Guardiola no llega a cuartos y semifinales.

Kolarov (c) de Manchester City disputa el balón con Bernardo Silva
Kolarov (c) de Manchester City disputa el balón con Bernardo Silva

El Mónaco echa al City. Primera vez que Guardiola no llega a cuartos y semifinales.

Como con Guardiola no hay término medio, los que le admiran dirán que es imposible mantener una racha como la suya y llegar siempre a las semifinales de la Champions. Y los que no le pueden ni ver, dirán que la derrota de ayer frente al Mónaco certifica que la magia del entrenador catalán dependía más de sus hombres que de sus conocimientos. El caso es que va a ser la primera vez que el entrenador Guardiola ve las rondas definitivas de la mejor competición del mundo desde la televisión, probablemente lamentando los fallos de Agüero en el partido de ayer y seguro que dando vueltas a cómo mejorar un equipo con muchos defectos atrás y a quien le faltó personalidad durante los primeros cuarenta y cinco minutos.

Decía el entrenador español que contra el Mónaco, el equipo más goleador de Europa, no podías salir a defender porque te suicidabas. Pero su Manchester acabó la primera parte sin pisar el área rival. Según las estadísticas de Opta es la primera vez que el City acaba un tiempo de un encuentro de Champions sin disparar a puerta. Estuvo en las manos del Mónaco, encerrado, y mal, atrás; viéndolas venir.

En cambio, el conjunto local fue un ciclón. Necesitaba dos goles y los buscó con desesperación y con Falcao sin poder jugar por no recuperarse a tiempo. Antes de la media hora había conseguido su objetivo, había empujado al Manchester a su área y abría caminos por todos lados. Defender no es lo que mejor hacen los hombres de Guardiola, desbordados y extrañamente sorprendidos por la vehemencia futbolística del rival. El equipo puede estar más o menos trabajado, tener mejores o peores jugadores, pero la primera mitad fue un desastre, la imagen de un conjunto sin plan.

Tras el descanso, sin embargo, todo cambió. El Mónaco dio un paso atrás y Silva empezó a recibir balones en la media punta y con espacios. Se había dado la vuelta a la situación. Ahora el Mónaco sacaba cómo podía el agua y el City pisaba el área sin descanso, como vengándose de lo que no había hecho antes. Agüero tuvo varias oportunidades, pero marcó Sané. Parecía hecho.

Y no, en su única llegada, una falta lateral, el Mónaco se aprovechó de la debilidad del City, marcó de cabeza y echó a Guardiola. Lo nunca visto.

- Ficha técnica:

3 - Mónaco: Subasic; Sidibé, Raggi, Jemerson, Mendy; Bernardo Silva, Fabinho, Bakayoko, Lemar; Germain (Dirar, m.91), Mbappé (Moutinho, m.81)

1 - Manchester City: Caballero; Sagna, Stones, Clicy (Iheanacho, m.84), Kolarov; Sané, Fernandinho, David Silva; De Bruyne, Agüero, Sterling.

Goles: 1-0, m.7: Mbappé; 2-0, m.29: Fabinho; 2-1, m.71: Sané; 3-1, m.77: Bakayoko.

Árbitro: Gianluca Rocchi, amonestó a los locales Bakayoko, Lemar y Germain, y a los visitantes Sagna, De Bruyne, Sterling

Incidencias: Encuentro de vuelta de octavos de final de la Liga de Campeones disputado en el estadio Luis II de Mónaco ante unos 16.000 espectadores.