Adiós a la Edad de oro

Las retiradas de Juan Carlos Navarro y Fernando Alonso en la última semana cierran el ciclo más victorioso del deporte español. Sólo Nadal y el motociclismo sobreviven

Las retiradas de Juan Carlos Navarro y Fernando Alonso en la última semana cierran el ciclo más victorioso del deporte español. Sólo Nadal y el motociclismo sobreviven.

Del «soy español, ¿a qué quieres que te gane?» se ha pasado al «soy español, ¿a qué querías que te ganara?». La retirada de Juan Carlos Navarro ha sido el último golpe a la Edad de oro del deporte español. Unos días antes, Fernando Alonso había anunciado que abandonaba la Fórmula-1. La semana pasada era Silva el que ponía fin a su carrera con la selección de fútbol, sólo unos días después de que Piqué confirmara la renuncia que había anunciado hace ya casi dos años.

Antes ya se habían ido varios miembros de la generación de oro del baloncesto. Y de la del fútbol. Casillas, Puyol, Xavi, Xabi Alonso, Torres, Villa... habían desaparecido de las alineaciones de la Roja. Iniesta se marchó después de la eliminación en el Mundial de Rusia. A Silva fue el campeonato del mundo lo que le hizo abandonar. Unos días antes de viajar a Rusia aseguraba ante un grupo de periodistas que no se veía llegando al próximo Mundial –tendrá entonces 36 años–, pero la Eurocopa de 2020 era una realidad cercana para él. Sin embargo, la pobre actuación de España y su nula aportación le han hecho renunciar a seguir vistiendo la Roja.

La España de baloncesto ha conseguido seguir en la cima. Aunque después de ganar el Mundial de 2006 no ha conseguido medalla en ninguno de los dos campeonatos del mundo posteriores, sí ha logrado subir al podio siempre en los Juegos Olímpicos y en los Europeos. El fútbol acumula tres campeonatos seguidos sin superar el primer cruce de eliminatorias.

Quedan lejos los tiempos en que España consiguió tener a los mejores del mundo en varios de los deportes más significativos. El último mundial de Alonso llegó en 2006 y la última victoria en el Tour fue la de Alberto Contador en 2009. Siguió ganando carreras después, logró imponerse en dos Vueltas y un Giro, pero ya no era el hombre que dominaba el ciclismo mundial. Su retirada llegó el año pasado tras la Vuelta, en un final legendario con victoria en el Angliru. De su generación aún continúa Alejandro Valverde dando pedales y ganando carreras, pero Purito se agotó hace ya dos temporada y Samuel Sánchez –oro en los Juegos de Pekín– tuvo una triste despedida con una sanción por dopaje. España ganó los cuatro Tours siguientes a la retirada de Lance Armstrong, pero ya son nueve años sin aparecer en lo más alto del podio de París.

De los grandes nombres del deporte español que dominaron el mundo apenas resisten Pau Gasol, que ya ha cumplido los 38 años y Rafa Nadal, que parece que no tiene fin. Para eso ha tenido que readaptarse. Ya no juega todos los torneos, a todas horas y siempre a tope. Ya no persigue ser el número 1 del mundo, aunque siga siéndolo. «Ahora no es igual que cuando era joven, tenía algo más de 20 años y jugaba algún torneo de más. Él hará lo que considere mejor para su cuerpo, jugará bien los torneos que haya decidido jugar bien, y al final, a veces un esfuerzo de más, momentáneamente te puede ir bien, pero no a la larga», explicaba Toni Nadal, su tío y preparador durante la mayor parte de su carrera, después de que ganara su undécimo Roland Garros.

Nadal y el campeonato del mundo de motociclismo son los únicos valores seguros que le quedan al deporte español de los clásicos de los últimos años. En 1999 Álex Crivillé era el primer español en ganar un campeonato del mundo de 500 cc, que entonces era la máxima categoría. Los últimos seis títulos se los han repartido entre Jorge Lorenzo y Marc Márquez, que no tiene intención de frenar. La Edad de oro sigue viviendo en los circuitos del Mundial.