Álex Márquez se proclama campeón del mundo de Moto2 en Malasia

Álex Márquez, en el podio de Sepang, tras proclamarse campeón del mundo de Moto2
Álex Márquez, en el podio de Sepang, tras proclamarse campeón del mundo de Moto2

No falló Álex Márquez en Sepang y con un segundo puesto en Malasia se ha convertido en el nuevo campeón del mundo de Moto2. Su objetivo era llegar relajado a Valencia con el título en el bolsillo y eso es lo que va a suceder. Es el campeonato mundial número 52 para España y el segundo para él, después de que en 2014 fuese campeón de la categoría de Moto3. Ahora se proclama rey de Moto2 y como sucedió en aquella temporada, su hermano le ha acompañado con la corona de MotoGP.

Álex ha terminado segundo en Malasia por detrás de Brad Binder y por delante de Thomas Luthi, sus dos máximos rivales por el campeonato, pero esta configuración de podio le ha bastado para cerrar el título de la categoría intermedia de manera matemática.

"Quiero dar las gracias a mi equipo, la carrera ha sido difícil, estoy agotado, es un sueño hecho realidad y agradezco poder vivirlo", decía el nuevo campeón del mundo, que celebró el éxito nada más terminar junto a su hermano Marc y a su padre, Juliá, que reivindicaba la importancia de lo conseguido por su hijo pequeño. "Se le mete mucha presión y algunos no creían en él, pero ahí lo tiene, se lo merece".

En su quinta temporada en Moto2, Álex consigue por fin ese título que tanto ha buscado y para el que ha sido favorito al comienzo de cada año. Se convierte en el octavo piloto español en coronarse en la categoría intermedia, al levantar el título número once para España en el segundo escalón del Mundial. Este curso ha conseguido por fin ser lo suficientemente sólido y minimizar los errores que le habían condenado en otros cursos.