Baloncesto

100-92. Harden salva a los Rockets con los tiros de personal

El escolta James Harden no tuvo su mejor inspiración encestadora en los tiros de campo, pero desde la línea de personal anotó 22 de 25 y fue el líder que guió a los Rockets de Houston al triunfo por 100-92 ante los Grizzlies de Memphis.

Los Rockets, que volvieron a su campo del Toyota Center tras el gran triunfo la noche anterior de visitantes (98-111) ante los Spurs de San Antonio, les costó entrar en el ritmo encestador, algo que sólo lograron en el cuarto periodo, cuando consiguieron un parcial de 34-20, que sería decisivo.

Harden se encargó de anotar 11 en el cuarto periodo de los 27 puntos con los que concluyó el partido, a pesar que encestó sólo 2 de 9 tiros de campo, en los últimos 12 minutos del encuentro encestó 9 de 11 tiros desde la línea de personal, capturó seis rebotes, dio cinco asistencias y puso un tapón.

La aportación de Harden tuvo doble valor ante el poco apoyo que pudo darle el pívot estrella Dwight Howard, que se cargó con cinco personales a falta de ocho minutos del tercer periodo y sólo pudo jugar 18 minutos en los que aportó dos puntos (1-5, 0-0, 0-0), capturó seis rebotes y recuperó dos balones.

El ala-pívot Terrence Jones, al igual que Harden se creció en las acciones desde dentro de la pintura y fue el segundo máximo encestador al conseguir 20 puntos, cinco rebotes, dos asistencias y puso dos tapones.

El base de origen taiwanés dejó al lado los rumores de un posible traspaso, si los Rockets reciben una buena oferta, y también brilló al conseguir 18 puntos, incluidos también 14 en el cuarto periodo, capturó seis rebotes y repartió cinco asistencias.

El alero Chandler Parsons volvió a ser el jugador más completo de los Rockets al aportar un doble-doble de 15 puntos, 11 rebotes --todos defensivos-- y repartió cinco asistencias.

El escolta-alero dominicano Francisco García fue el sexto jugador de los Rockets al conseguir seis puntos (2-4, 2-4, 0-0), dos rebotes y puso un tapón en los 16 minutos que disputó con los Rockets, que al descanso se fueron con la desventaja en el marcador de 45-53.

El factor sorpresa recayó en el ala-pívot lituano Donatas Motiejunas, que jugó también 23 minutos de calidad, además de protagonizar la secuencia más espectacular del partido cuando primero puso un tapón bajo la canasta de los Rockets y luego corrió en el saque rápido y culminó la acción con un gran mate.

La victoria fue la tercera que han logrado los Rockets (20-11) en los últimos cuatro partidos disputados, incluidos dos consecutivos, que los mantiene segundos en la clasificación de la División Suroeste.

El ala-pívot Zach Randolph encabezó el ataque de los diezmados Grizzlies al conseguir un doble-doble de 23 puntos y 17 rebotes, incluidos nueve defensivos, y repartió cinco asistencias.

El ala-pívot reserva James Johnson aportó 12 puntos, cinco rebotes y tres recuperaciones de balón, que los dejaron como segundo máximo encestador y sexto jugador de los Grizzlies (12-16) que perdieron el séptimo partido de los últimos 10 disputados y rompieron racha de dos victorias seguidas.

Los Grizzlies estuvieron en control del partido hasta el cuarto periodo cuando los Rockets utilizaron una racha de 21-5 que cambió la historia del encuentro, gracias a la inspiración de Lin --10 puntos, incluidos dos triples--, y Harden que aportó seis tantos.

El base Mike Conley sigue sin reencontrarse con su mejor juego ofensivo y logró sólo 11 tantos (4-14, 2-4, 1-2), dio seis asistencias y recuperó dos balones.

Mientras que el pívot Kosta Koufos, que sale de titular en el puesto del español Marc Gasol, baja por lesión al menos hasta después del Partido de las Estrellas, aportó 11 rebotes, pero no tuvo protagonismo ofensivo al anotar cinco puntos.

Los Rockets confirmaron la vuelta del directivo hispano Gersson Rosas, que trabajará en coordinación con el responsable del departamento de seguimiento de nuevos valores y de personal de baloncesto, Gianluca Pascucci.

Rosas, fue contratado por los Mavericks de Dallas como gerente general, pero después de tres meses en el cargo, su enfrentamiento con el director de operaciones Donnie Nelson, que considera al ala-pívot alemán Dirk Nowitzki, le costó el puesto.