Deportes

Al Eurobasket con Garuba y once más

El jugador de los Rockets se estrenará ante Lituania. Scariolo le considera una pieza clave para marcar el tono defensivo de la selección

Garuba dialoga con Scariolo antes de un entrenamiento
Garuba dialoga con Scariolo antes de un entrenamiento FOTO: ALBERTO NEVADO / FEB ALBERTO NEVADO / FEB

Restan 15 días para el arranque del Eurobasket y la gran preocupación, que no la única, en la concentración de España es si Usman Garuba podrá estar el 1 de septiembre a las 13:30 en Tbilisi ante Bulgaria. «Usman va un poco mejor, pero su condición física está lejos de ser la aceptable al llevar mucho tiempo parado por la lesión. Va con retraso, pero le esperaremos un poco más», confesó Sergio Scariolo después de la victoria ante una Grecia sin tres de sus pilares en Madrid. Hoy disputa la selección el tercer amistoso y entre los 16 jugadores en Gran Canaria está el ala-pívot de los Rockets.

La primera temporada de Garuba en la NBA no ha sido sencilla. La lista de los problemas físicos ha ido desde el muslo derecho al tobillo izquierdo pasando por la muñeca izquierda y la inclusión en los protocolos de salud de la Liga estadounidense relacionados con el coronavirus. Eso sólo le ha permitido jugar 24 partidos con los Rockets y otros once con los Rio Grande Valley Vipers, el equipo vinculado a la franquicia texana en la G-League. Los promedios de 2 puntos y 3,5 rebotes en diez minutos son la constatación de un año «rookie» complicado, pero su entrenador, Stephen Silas, cuenta con él para la próxima temporada. Es su segundo año de contrato garantizado y tiene otros dos. «Cuando esté físicamente listo para jugar será genial para nosotros. Puede hacer de todo y ésa es la razón por la que fuimos a buscarle. Queremos jugar de una manera determinada y en el futuro nos dará muchas opciones que queremos utilizar», ha revelado Rick Higgins, uno de los entrenadores ayudantes. Y eso después de que un esguince de tobillo de grado 2 le impidiera participar en la Liga de Verano de Las Vegas. La baja temporal en los dos primeros partidos terminó por ser definitiva y ese contratiempo es el que le ha tenido apartado del resto del grupo en la selección.

Garuba no quiere perderse su segunda competición con la selección por nada de mundo. Se estrenó el pasado verano en los Juegos y antes de debutar en la NBA aseguraba en LA RAZÓN: «Cada día que pasa pienso en el Eurobasket, en cómo clasificarnos para los Juegos Olímpicos, para el Mundial... En la selección pienso en todo momento. Los Juegos me han hecho aprender muchísimo. Quiero dar con la nueva generación, como todos decís, muchas alegrías al baloncesto español. Lo único que quiero es representar a mi país y que la gente se sienta orgullosa de nosotros». El ex del Real Madrid también ha tratado de sacar conclusiones positivas de su complicado año en Estados Unidos: «Como he estado trabajando mucho tiempo en el gimnasio durante la temporada, me siento mucho más seguro con mi físico». Eso a la espera de su recuperación plena.

Y es que Scariolo y sus ayudantes consideran a Garuba una pieza clave ante el desafío del Eurobasket. Es un jugador que dota a la selección de un perfil físico del que carece. Y eso ya se comprobó en el primer amistoso ante Grecia en el que Giannis Antetokounmpo se movió a su antojo en Atenas.

El ala-pívot es un jugador fundamental para que el grupo ofrezca el tono ofensivo que quiere imprimir el seleccionador en los partidos más exigentes. El cuerpo técnico le ve como la principal arma para frenar el impacto de rivales como Luka Doncic o Antetokounmpo. En los Juegos, por ejemplo, ya se emparejó con Doncic. Y su presencia en un quinteto titular junto a otros dos NBA como Juancho y Willy daría una nueva dimensión al equipo.

En el tramo final de la preparación, Scariolo cuenta todavía con 16 jugadores. En Gran Canaria hoy y en Vilna, el jueves, estarán Brown, Llull, Colom, Núñez, Rudy, Jaime Fernández, Darío Brizuela, Juancho, Parra, Pradilla, Willy, Fran Guerra, Sebas Saiz, Sima y Garuba. Si Garuba llega a tiempo, que parece que sí, junto a él estarían en el Eurobasket, Brown, Llull, Rudy, Fernández, Brizuela, López-Arostegui, Pradilla, los Hernangómez, Fran Guerra y Sebas Saiz. A Usman se le esperará todo lo que se pueda. La interminable primera fase del torneo (Bulgaria, Georgia, Bélgica, Rusia, Montenegro y Turquía) le serviría como rodaje para afrontar unos cruces mucho más complicados de los que acostumbraba la selección en los últimos 20 años.