81-74. El efecto Llull y Carroll acercan al Real Madrid a Belgrado

El Real Madrid venció al Panathinaikos por 81-74 para poner el 2-1 en la eliminatoria de cuartos de final y dar un importante paso para clasificarse para la Final a Cuatro de Belgrado

Sergio Llull, base-escolta del Real Madrid, volvió a la cancha ocho meses y medio
Sergio Llull, base-escolta del Real Madrid, volvió a la cancha ocho meses y medio

El Real Madrid venció al Panathinaikos por 81-74 para poner el 2-1 en la eliminatoria de cuartos de final y dar un importante paso para clasificarse para la Final a Cuatro de Belgrado

Lull tiene estas cosas. Laso lo advirtió a su manera antes del tercer choque con los griegos. Aseguró que iba a ser difícil restringir sus minutos y el reaparecido dispuso de casi medio partido (19:31) para protagonizar un último cuarto muy «made in Llull». Como si no hubiera pasado el tiempo. El Panathinaikos, siempre a rebufo, se había convertido en una seria amenaza. Las diferencias que habían llegado a superar la decena de puntos se habían quedado en nada con poco más de cinco minutos por jugar. Los planes le salían a Xavi Pascual, pero en ese territorio es donde ocho meses y medio después Llull volvió a sentirse jugador. Llevaba un 0/6 en el tiro, casi nueve meses sin disputar un partido oficial... La lógica apuntaba a que su puesto fuera para otro compañero, pero no. Llull se puso el traje de héroe. Asumió responsabilidades cuando en teoría no le tocaba. Penetró en la zona griega y dejó una bandeja muy complicada sorteando las torres del Panathinaikos. Fue su primera canasta en el regreso. Quedaba lo mejor. En el siguiente ataque anotó uno de esos triples complicados que desquician a sus defensores. Hubo más. Cerró la exhibición con otro triple, uno de esos imposibles, una «mandarina» indefendible. Ocho puntos vitales para aguantar la última acometida del PAO porque la hubo, pero fue insuficiente porque a la explosión de Llull se sumó un Carroll infalible. «Agradezco todo el cariño de la afición porque ha sido increíble. Ha sido un día muy emocionante para mí y quiero dar las gracias a mis compañeros, fisios, médicos, prensa, que han estado a mi lado durante estos ocho meses y medio y me han ayudado mucho», declaró el héroe.

Los números de Llull engañan (8 puntos, 4 asistencias, 1 rebote y 3/9 en el tiro). La verdad estaba en los decibelios que se escucharon en la pista en su regreso. Reapareció 259 días después de caer y lo hizo a 2:45 del final del primer cuarto. La ovación fue conmovedora, como el estruendo en su presentación. Se le vio tan implicado como falto de ritmo competitivo. Pero dio igual, no desentonó en defensa y fue capaz de esperar su momento y sentirse tan jugador como lo era antes de romperse con la Selección.

«Hoy es el día de Llull, pero del que tendríamos que hablar un rato es de Carroll», recordó Laso. El escolta fue el sepulturero de los griegos. Anotó 17 puntos sin fallo en apenas 16 minutos. Suya fue la jugada con la que el Panathinaikos asumió que ya no había nada que hacer. Un triple con falta incluida culminó una actuación que empezó desde el banquillo y que impulsó al equipo cuando el partido estaba sembrado de minas. Entre él y Randolph se encargaron de espabilar a un equipo que nunca se encontró cómodo y que se vio en serias dificultades cuando Calathes tomó el protagonismo. Su recital en el tercer cuarto y el arranque del último fue la alarma que necesitaba escuchar Llull. «Es uno de los mejores del mundo», lamentó Xavi Pascual tras la derrota. El Madrid está a un paso de su quinta Final Four en seis años.

Un triple con falta incluida dejó al equipo de Laso a un paso de su sexta Final Four en siete años.

- Ficha técnica:

81 - Real Madrid (17+23+17+24): Causeur (4), Doncic (7), Ayón (8), Thompkins (5) y Taylor (8) -equipo inicial-, Randolph (8), Rudy (9), Carroll (17), Llull (8), Reyes (5) y Tavares (2).

74 - Panathinaikos (17+17+19+21): Singleton (6), Rivers, James (14), Gist (15) y Calathes (26) -equipo inicial-, Antetokounmpo (3), Payne, Pappas, Denmon (3), Vougioukas (2), Gabriel (2) y Lojeski (3).

Árbitros: Robert Lottermoser (ALE), Branko Jovanovic (SRB) y Carmelo Paternico (ITA). Rudy Fernández fue eliminado por cinco personales (min.39).

Incidencias: Tercer partido de la eliminatoria de cuartos de final de la Euroliga disputado en el Palacio de Deportes (WiZink Center) de Madrid ante 11.246 espectadores.