Baloncesto

Pensando en Europa

El Madrid aparca la Liga y sufre en Valencia su tercera derrota

RUDY FERNÁNDEZ se estrella ante la defensa del montenegrino Dubljevic. El escolta del Real Madrid sólo pudo anotar 7 puntos en la derrota ante el Valencia
RUDY FERNÁNDEZ se estrella ante la defensa del montenegrino Dubljevic. El escolta del Real Madrid sólo pudo anotar 7 puntos en la derrota ante el Valencia

A seis jornadas para el final de la primera fase, el Real Madrid conserva cuatro victorias de ventaja con el Caja Laboral... La clara derrota en Valencia no debe ir más allá de un tropiezo «provocado», porque la cabeza de los jugadores y el cuerpo técnico está en otras cosas que son bastante más importantes. Con el factor cancha casi garantizado para todas las eliminatorias en la lucha por el título, lo importante los próximos 20 días sucede en Europa. Los cuartos de final de la Euroliga ante el Maccabi son el termómetro que marcará si la temporada y el juego más atractivo de Europa han merecido la pena. Estar en la «Final Four» de Londres es el objetivo marcado desde el principio de temporada en el seno de la plantilla. Caer en cuartos ante el Maccabi dejaría un hipotético título en la Liga Endesa como un simple consuelo.

En Valencia, el líder estuvo muy desenchufado. El duelo en los banquillos entre dos ex compañeros del Tau de los primeros noventa, Perasovic y Laso, quedó decidido pronto. El Valencia, que lucha por tener el factor cancha en la eliminatoria de cuartos, pronto abrió diferencias que superaron los diez puntos y llegaron a alcanzar los veinte (60-40, min 24).

La victoria del Barça en Santiago sirvió para confirmar que la exhibición de Alex Abrines en la Euroliga ante el Maccabi no fue casualidad. El rival del Madrid en cuartos de final comprobó que el mallorquín es bastante más que un simple clon físico del primer Rudy Fernández. Anotó 21 a los macabeos y ante el Blusens fue igualmente decisivo. Las bajas de Mickeal, Rabaseda, Navarro y Jasikevicius «obligaron» a Xavi Pascual a recurrir a Abrines. Con 72-70 y en plena prórroga, el escolta anotó dos triples consecutivos que evitaron una nueva hazaña del equipo gallego.

El otro gran protagonista de la jornada fue Tomás Bellas del Herbalife Gran Canarias. Ante el Asefa Estudiantes jugó el partido de su vida. El equipo canario y el base están disfrutando de la mejor temporada de su historia. El equipo llegó a la Copa, alcanzó las semifinales y está muy cerca de confirmar su presencia en los «play-offs». Bellas, sin ser un especialista en el tiro, anotó 31 puntos con sólo cuatro errores. Repartió 5 asistencias, forzó 6 faltas y alcanzó los 38 puntos de valoración. «La verdad es que suena fenomenal, pero sigo siendo el mismo. Me quedo con toda la gente del club en el que llevo mucho tiempo. Estoy muy orgulloso», aseguró.