Fórmula 1

Carlos Sainz, en el escaparate de la Fórmula 1

El piloto madrileño sorprende por su buen hacer y ya está en las quinielas para fichar por un equipo grande en 2021

Carlos Sainz, antes de una de las sesiones previas a la celebración del pasado Gran Premio de Hungría
Carlos Sainz, antes de una de las sesiones previas a la celebración del pasado Gran Premio de Hungría

El piloto madrileño sorprende por su buen hacer y ya está en las quinielas para fichar por un equipo grande en 2021.

La Fórmula Uno se encamina hacia una nueva generación de pilotos y para que ese relevo se produzca puede que no haya que esperar mucho más, quizá unos meses. Aunque no lo parezca, las aguas bajan muy revueltas en equipos como Red Bull, Mercedes y Ferrari y en el mercado actual mandan unos pocos pilotos. Unos están claramente al alza y otros, a la baja. Su oportunidad llegó, pero no supieron aprovecharle y ahora su falta de rendimiento supone un lastre económico para sus equipos porque la consecución de puntos está ligada directamente a la entrada de ingresos. Así es el denominado Pacto de la Concordia que regula la distribución del pastel, el grandísimo pastel que genera este deporte.

La lista de pilotos que van para arriba está dominada por Verstappen y Leclerc. Justo por detrás se sitúa el español Carlos Sainz. Sí, el madrileño es considerado a día de hoy un piloto muy a tener en cuenta por su rendimiento, su capacidad técnica y por su experiencia, ya que en 2019 afronta su quinta temporada en la categoría reina. Su llegada a McLaren ha coincidido con el resurgir de la escudería inglesa, a pesar de que aún está lejos de los grandes. Pero es el primero de la lista lejos ya de otros candidatos como Alfa Romeo, Renault, Haas o Toro Rosso. Sainz es respetado por todo el paddock y su enorme regularidad le ha llevado a estar en la lista de candidatos de prácticamente cualquier equipo. Lo demostró bajo unas condiciones infernales hace dos semanas en Alemania y el pasado fin de semana en Hungría con dos carreras que se saldaron con sendos quintos puestos. Además, el boca a boca en la F-1 también funciona como en cualquier otro ámbito y las opiniones sobre Sainz son muy buenas, tanto de sus rivales, como de los ingenieros con los que ha trabajado.

En Red Bull lamentan haberle dejado escapar a McLaren porque apostaron por Pierre Gasly, un francés que procede de su cantera y que, a día de hoy, después de dos años en la F-1, lucha a duras penas con Sainz, al que no pudo superar en la última carrera celebrada en Hungaroring. Es precisamente el galo uno de los candidatos a dejar su puesto antes de septiembre. Al equipo energético les gustaría contar con Sainz, pero el madrileño está muy bien ahora en McLaren. 2020 puede que sea otra cosa. En Mercedes empiezan a hartarse de Bottas y sus constantes fallos. Pero tienen en Esteban Ocon un buen recambio. Y en Ferrari la crisis puede llevarse por delante a Sebastian Vettel, cansado de no tener un buen coche en 2019 y de no aprovechar la oportunidad en 2018 cuando sí lo tuvo. La dupla Leclerc-Sainz sería muy completa, pero puede que en la «Scuderia» estén pensando más en Mick Schumacher, hijo del heptacampeón, que en cualquier otra opción.

Y a todo esto, uno de los más «viejos», Hamilton, va ya a por su sexta corona. Tiene el título en el bolsillo y de esta manera se diluyen los rumores sobre una posible retirada inmediata. Quiere superar a «Schumi» y puede que no lo haga en Mercedes. El cambio de reglamento en 2021 marcará el destino de muchos pilotos jóvenes y de otros que ya no lo son tanto.